Varias veces he escuchado que es más fácil vectorizar un producto que tomarle fotografías. Los reflejos, los fondos grises y las superficies refractivas de las botellas, juguetes y envases son casi imposibles de lidiar y salvo que se posean infinitas cantidades de paciencia, es mucho más sencillo y barato pagarle a algún diseñador que copie el diseño.

Si no has presenciado o participado de alguna, Photigy ha publicado un interesante vídeo con el detrás de escena de la fotografía de producto; unos pinceles cosméticos cuyo resultado encabezan este post. Más allá de los enormes preparativos, el verdadero trabajo esta en lograr la iluminación adecuada, que refleje lo suficiente pero no demasiado, sin quemar el fondo y muchísimas cuestiones más a considerar.

¿Cansador, verdad? A continuación una imagen en detalle de los resultados del trabajo:

Recibe cada mañana nuestra newsletter. Una guía para entender lo que importa en relación con la tecnología, la ciencia y la cultura digital.

Procesando...
¡Listo! Ya estás suscrito

También en Hipertextual: