En situaciones como la que está viviendo en estos momentos Twitter en Estados Unidos hay que aplaudir el mensaje del sitio a navegantes. Twitter se resiste y ha presentado una moción en un Tribunal Estatal de Nueva York con el fin de anular la orden que le obliga a entregar información de sus usuarios. A juicio de la red: "tenemos un compromiso con la defensa de los derechos de nuestros usuarios".

El caso que nos ocupa implica al usuario Malcolm Harris, procesado por la Oficina Fiscal del Distrito de Manhattan por mala conducta, desobediencia y su conexión con el movimiento Occupy Wall Street en las protestas que tuvieron lugar en el puente de Brooklyn el año pasado.

Harris fue detenido el 1 de octubre junto a cientos de activistas durante la marcha. Los fiscales alegaban que los tweets del hombre podrían revelar si era o no consciente de la ilegalidad de las manifestaciones en el puente.

Mientras que el abogado de Harris ha tratado de bloquear el acceso a la cuenta, un juez acabó dictaminando que el estado de su historial debía pasar a ser propiedad de Twitter. De esta manera el acusado no estaba protegido por la Cuarta Enmienda.

No es nuevo ver como el gobierno federal y las entidades del gobierno intentan obtener información sobre lo que se está haciendo y quién lo está haciendo en la red. En la mayoría de los casos en el país, los usuarios individuales pueden tratar de defender su intimidad en la red aunque es posible que no lleguen a enterarse ni siquiera de esas peticiones.

En el caso de Twitter y mientras pueda defenderse, no es así. La red indica que los mensajes e historial del sitio son propiedad de sus usuarios y no de la empresa, y por lo tanto, nadie puede pedirle esta información. Así ha quedado reflejado a través del abogado del sitio, Ben Lee:

Los términos de servicio de Twitter dejan absolutamente claro que los usuarios son dueños de sus contenidos. Nuestra presentación ante la corte reafirma nuestro compromiso con la defensa de los derechos de nuestros usuarios.

Un movimiento que ya ha sido elogiado por los grupos de derechos y libertades del país comenzando por la American Civil Liberties:

Es una gran noticia. Las fuerzas de seguridad son cada vez más agresivas en sus intentos por obtener información sobre lo que hace la gente en Internet. Si los usuarios no pueden proteger sus propios derechos constitucionales, la única esperanza es que las compañías de Internet lo hagan por nosotros.

Y es que el movimiento de Twitter debe quedar reflejado como un esfuerzo por alentar al resto a la protección de la privacidad de sus clientes y a los derechos de libertad de expresión. Al menos por ahora, Twitter debe ser aplaudido por defender la libre comunicación en la red.