A comienzos del mes de marzo os contábamos hacia donde se dirigían las miradas del FBI en materia de seguridad en los próximos meses. A través de su director, Robert Mueller, la agencia señalaba el hacking como el principal motivo de alerta, incluso por encima del terrorismo. Desde hace unas horas ha sido el operador Verizon el que ofrece nuevos datos que vienen a corroborar las palabras de Mueller. Un macro-estudio que, según revelan, el hacktivismo supone por primera vez el mayor índice de ataques en la red por encima de los cibercriminales.

Hablan de Anonymous y del resto de grupos que han vulnerado la seguridad de gobiernos y corporaciones en la red filtrando más tarde los archivos con el único fin de avergonzar o mostrar datos privados. Según el estudio, este tipo de movimientos supuso más de la mitad de todos los robos de datos conocidos en el 2011.

Un estudio donde los investigadores del operador de telefonía móvil han trabajado en conjunto con la policía del Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Holanda e Irlanda llegando a la conclusión de que el 58% de los datos robados se debía al hacktivismo en 2011. Según Brian Sartin, en Verizon:

Ya no es por dinero, Significa un gran cambio en torno a nuestros enemigos. Es doblemente preocupante para muchas organizaciones y sus ejecutivos ya que fueron la selección de objetivos por estos activistas cibernéticas. Los grupos no siguieron las líneas lógicas sobre la búsqueda de dinero.

Anonymous, pero no sólo ellos. Cada acción del grupo se ha reproducido en mayor o menor medida en otro punto del mapa. Nuevos actores a los que las agencias de seguridad no aciertan a descifrar.

Si es o no una aventura episódica esta por ver, aunque según Cisco System, este podría ser el caso:

La influencia de los hacktivistas se desvanecerá. Pensemos en Anonymous, se desacreditan con la idea de ser como un todo... y cuando ves a tu compañero en la cárcel es una fuerza aleccionadora muy grande.

De los datos del estudio también podemos sacar otras lectoras interesantes. Por ejemplo que cerca del 39% de las violaciones que afectaron a las grandes corporaciones y que estaban orientadas a la filtración de datos sensibles estaban relacionadas con información de derechos de autor, secretos comerciales o información confidencial.

La propia Homeland Security advierte tras la investigación de Verizon:

El robo sistemático en la red sobre la propiedad intelectual se eleva hasta el nivel de gran relevancia para la propia seguridad nacional debido a su impacto en la competitividad de las principales empresas.

Por último, el informe concluye que cada una de las vulneraciones no eran difíciles de poner en marcha y que se podrían haber evitado si las víctimas hubieran aplicado mejores medidas de seguridad, la mayoría de un nivel básico y con "algo de sentido común".