Es muy probable que las hayas visto, imaginado, incluso disfrutado en alguna serie animada (Tom & Jerry), o en una película (Back to the Future, Edward Scissorhands) cuando son activadas por un científico loco o el nerd en turno. Son las máquinas de Goldberg en honor a su creador, un ingeniero, inventor y dibujante norteamericano de la vieja escuela: Rube Goldberg (1883-1970).

La imagen que encabeza el artículo sirvió de portada para el libro Rube Goldberg's Inventions!, una compilación de los ilustraciones de Goldberg, muchas de las cuales encontrarás en rubegoldberg.com. El protagonista es el Prof. Butts que en la imagen de arriba está activando una máquina para limpiarse automáticamente con la servilleta.

Básicamente, una máquina de Goldberg es:

  1. Excesivamente complicada en su construcción. Donde mientras más compleja, mejor.

  2. Excesivamente simple en su propósito. Donde mientras más simple, mejor.

  3. Una reacción en cadena de diferentes mecanismos, desde el estímulo inicial hasta la reacción final, imprevisible hasta la última etapa.

Esta máquina es un mando a distancia. Probablemente hayas imaginado un mecanismo similar cuando no lo encuentras y no te quieres levantar del sofá.

Una de mis máquinas favoritas fue diseñada por la reconocida agrupación OK Go que muestro a continuación. El vídeo es espectacular de principio a fin.

Este comercial de Honda llamado The Cog no se queda atrás:

Evidentemente, en el diseño de una máquina de Goldberg es más importante la forma que el fondo, más importante el cómo que el qué. Como consecuencia, tenemos una máquina estupenda para fomentar la creatividad. Es una herramienta didáctica que combina invención, experimentación con todo tipo de artefactos, y un tipo particular de diversión, tanto para el creador como para los espectadores de la máquina.

Las competiciones entre máquinas de Goldberg son comunes, sobre todo en los EE. UU. En abril de 2011 la Universidad de Purdue mostró una máquina que concluyó 244 pasos con éxito, ¡un récord mundial!, al tiempo que ofrece un resumen de la historia del mundo, desde el Big Bang hasta el Apocalipsis.

Las máquinas de Goldberg también son interesantes para proyectos de software y creatividad. Por ejemplo, si eres profesor de lenguajes de programación puedes proponer una de esas máquinas como proyecto, con un lenguaje diferente en cada etapa. Donde las etapas están conectadas por un algún tipo de interfaz de programación (API) o algún medio de comunicación entre procesos (archivos, memoria, sockets, etc.). Incluso puede atravesar diferentes sistemas operativos, redes, servidores de Internet, qué-sé-yo, la cosa es experimentar sin el menor temor.