troffer1

La semana pasada hablábamos de un chip cuyo proceso de fabricación era similar al de la impresión de libros, puesto que se realizaban deposiciones de metal sobre una superficie plana como si de chorros de tinta se tratasen, un proceso de fabricación bastante barato que permitía obtener grandes tiras de circuitos a un precio muy bajo. Pues bien, parece ser que la memoria o los sensores no van a ser los únicos dispositivos que también van a poder fabricarse de esa forma puesto que el fabricante Nth Degree Technologies ha desarrollado un proceso de fabricación con el que es capaz de obtener grandes tiras de LEDs con los que, por ejemplo, poder realizar bombillas con el aspecto de simples tiras de papel en las que los LEDs han sido impresos.

Si tenemos en cuenta que cada vez es más habitual utilizar el LED como sistema de iluminación (bombillas formadas por LEDs o, directamente, luminarias basadas en LEDs), tanto en el hogar como en los vehículos, por su alta eficiencia energética (luminosidad con bajo consumo), la idea de esta compañía tiene bastante sentido. Aunque aún están en una fase de prototipos y han fabricado algunos productos de demostración, la compañía cree firmemente que esta nueva generación de LEDs podría ser utilizada en muchos ámbitos puesto que estas "tiras de luz" son flexibles y, por tanto, gracias a su adaptación pueden iluminar superficies curvas.

¿Y cómo se puede fabricar una tira de LEDs totalmente flexible? Nth Degree parte de una oblea de nitruro de galio en la que fabrica millones de LEDs (de una oblea de 4 pulgadas se pueden obtener unos 8 millones de LEDs). Estos LEDs, una vez fabricados sobre la oblea, se cubren con una resina que, junto a los LEDs, forma una especie de "tinta" que se desposita sobre una superficie lisa. Además de la tinta formada por los LEDs, se deposita una capa de tinta basada en plata para realizar los contactos eléctricos, una capa de fósforo para controlar el color de la luz emitida por los LEDs (que va desde el azul a varios tonos de blanco), una capa aislante para enviar cortocircuitos entre las caras de la superficie y un contacto frontal realizado con unos cables de metal extremadamente pequeños que hacen que la luz los atraviese sin que el ojo humano perciba su presencia.

Estas bombillas, como era de esperar, son mucho más eficientes que las bombillas incandescentes. Estos LEDs son capaces de emitir 20 lúmenes por cada vatio de energía empleado frente a una bombilla clásico de 60 vatios que emite unos 14 lúmenes por vatio consumido. Aún así, la compañía trabaja en depurar su proceso de fabricación para obtener muchos más lúmenes y llegar a unos 50 lúmenes por vatio este año y 75 para el año próximo (cantidades que aún andan lejos de los 200 lúmenes por vatio que pueden alcanzar algunos LEDs).

¿Y qué se podría hacer con este tipo de luminarias? La verdad es que podrían convertirse en el objeto del deseo de muchos arquitectos e interioristas que, por ejemplo, podrían integrar estas luminarias planas y flexibles en cualquiera de sus diseños.

Pero, además, si tenemos en cuenta que esta compañía está también desarrollando procesos de fabricación similares para otros tipos de dispositivos semiconductores, las posibilidades que tendrían estos circuitos electrónicos planos sería enorme y podría dar pie a una nueva generación de dispositivos electrónicos de consumo, sensores o, incluso, implantes.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.