Hadopi, la infame regulación de los tres avisos en Francia para aquellos presuntos infractores del copyright en la red, lleva en funcionamiento poco más de un año. No ha sido hasta esta semana que se han hecho oficiales los datos de estos primeros 12 meses en activo, datos que por otra parte son difíciles de enjuiciar por el atropello que significa la solución. De los mismos, un dato sobresale por encima del resto, hasta 650.000 usuarios habrían recibido el primer aviso de las autoridades francesas por supuestamente infringir los derechos de autor. Además, ya hay 60 usuarios a los que se les ha desconectado y multado.

Como digo los datos muestran los primeros doces meses desde que entrara en vigor en enero del 2010 y se pusiera en marcha con los primeros avisos a finales de septiembre del 2010. Asusta pensar cómo han "evolucionado" estas cifras en los meses siguientes hasta este mes de octubre.

De ese más de medio millón de "IPs" registradas por infracción, 44.000 habrían recibido la segunda advertencia. De los mismos, 60 abonados en el país a algún proveedor del país se encuentran en la etapa final de la regulación, es decir, multa y corte del servicio.

Hemos hablado muchísimas veces acerca de esta controvertida ley. Posiblemente una de las pioneras de las denominadas como Three Strikes, se trata de un esquema gradual para combatir la "piratería" en la red. Los usuarios que comparten material con derechos de autor en la red reciben hasta tres advertencias oficiales a través de una carta. La tercera carta llega acompañada de una desconexión de un mes sin servicio y una multa de no menos de 1.500 euros.

Los primeros datos no oficiales aportados por la persona que preside Hadopi, Marie-Françoise Marais, hablaban en febrero de este año, cinco meses después de comenzar las advertencias, de cerca de 500.000 usuarios con avisos. Hoy y tras varios meses, la ley ha sobrepasado la cifra del medio millón en el primer aviso, lo que significa que se está intensificando las cartas y las acciones a seguir.

Si de lo que se trata es de asustar a los usuarios, los 60 penalizados o los 44.000 que se encuentran a un paso de la multa no han cambiado sus hábitos en la red. Pensemos que Hadopi trata de cambiar la manera de consumir a golpe de bloqueo y desconexión de un mes además de una multa de 1.500 euros. Igualando al titular de la cuenta con una IP e inquiriendo al consumidor a que tenga cuidado con aquellos que puedan utilizar su red, ya que ellos actúan sobre el titular de la cuenta. Difícil de entender y mucho menos de explicar.