Cuando Aladino vuela sobre su alfombra una cosa nos viene a la mente: eso es imposible. Noah T. Jafferis y otros investigadores de la Universidad de Princeton no pensaron igual. A partir de algunos resultados matemáticos, algo de aerodinámica, electrónica de sensores y un material plático inteligente, Jafferis consideró que no sería descabellado crear una "alfombra" capaz de suspenderse sobre corrientes de aire y mantenerse estable y en horizontal. El resultado fue publicado en la prestigiosa Applied Physics Letters hace unos días. Arriba está el vídeo que lo demuestra.

Claro, una cosa es que vuele y otra muy distinta que sea capaz de transportar una persona a voluntad. Para ello nos hacen falta otros siglos más o hacernos de algo de buena tecnología alinígena.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.