La noticia acerca del juicio contra un jóven sueco denunciado por su maestra por descargar películas causó mucha controversia en ALT1040, donde muchos estaban en contra o favor de la idea arruinarle la vida a un quinceañero, por hacer algo normal en nuestros días.

Pero la buena noticia es que el juez retiró los cargos el día de ayer durante el juicio, debido a que no se encontró que la infracción fuera dolosa, como se requiere en ese país para ser considerado como delito.

Muchos pensaban que era correcto perseguirlo. Pero la Corte de Gothenburg no lo piensa así afortunadamente. El juicio duró únicamente unos minutos y fue celebrado a puerta cerrada a petición del abogado defensor del jóven, debido a la atención de los medios que recibió el caso y la edad del acusado.

Los jueces estaban en desacuerdo acerca del grado de negligencia del jóven. Para ser condenado se requeriría que este fuera de gravedad. Como consecuencia el jóvencito de 15 años fue absuelto de los cargos.

El abogado defensor, Peter Gillberg, expresó su beneplácito ante el veredicto y el hecho de que durante el juicio de habló de negligencia y no de intencionalidad. Además en a cadena de televisión SVT declaró que la ley de copyright es muy complicada y que no se puede esperar que los jóvenes entiendan todas sus implicaciones acerca de lo que esta permitido y lo que no, lo cual iba a mencionar en el durante el juicio.

Durante la comparecencia el jóven aceptó que había descargado las películas pero no tenía idea de que las estaba compartiéndo (vía BitTorrent). También le preguntaron si sabía algo del juicio de The Pirate Bay, a lo que respondió que no mucho y que no le parecía un tema interesante. La transcripción del interrogatorio y del juicio esta disponible en PDF.

Yo por mi parte, aplaudo la decisión de la corte del distrito de Gothenburg, por su ética decisión de no arruinarle la vida por una tontería a este niño.

Desgraciadamente, el defensor de las víctimas, Frederik Ingblad, no esta de acuerdo y va con todo para arruinársela:

Esto es absurdo, los jueces pueden equivocarse en casos que son un poco más complejos de lo que se acostumbra y que tienen una dimensión política.

Como si el hecho de compartir bienes culturales y la circulación cultural no fuera una cuestión política.

Las víctimas involucradas en este caso son miembros de “Rättighetsalliansen Europa AB” , nada más y nada menos que la segunda parte de una mala historia llamada Svenska Antipiratbyrån (Bureau Antipiratería de Suecia) una agencia privada dedicada a hacerle imposible la vida a quien pueden. Este buró representa los intereses del negocio de las películas incluyendo a Warner, Universal y Norsdisk Film, entre otras casas de distribución.

Ingblad asegura que los afectados creen el proceso judicial tiene que continuar por lo que confirmó que se va apelar la sentencia y además:

Habrá más investigaciones contra aquellos que administran estos sitios de servicios, es decir, sitios de file-sharing

Nada nuevo.

Mientras tanto la vida sigue, los bits se siguen compartiéndo, los bienes culturales circulan y los mismos de siempre siguen atrapados en su dinámica destructiva de demandas y criminalización de la sociedad. Ni hablar, así es el copyright.

Imagen vía 917press