Hay una batalla en medio de las nubes y la noche. Son dos guerreros samurais o algo parecido a decir por las armaduras. Ambos vuelan cortando el aire con sus espadas mientras la música, majestuosa, intenta explicar que presenciamos un evento épico. Lo es. Su velocidad no tiene comparación: más que espadachines son verdaderas máquinas de guerra.

La ciudad, **Shinjuku**, ignorante de lo que sucede arriba, vive tranquila su cotidianidad. Sin embargo poco a poco las manifestaciones de un mundo paralelo, quizá de espíritus antiguos, quizá de seres sobrenaturales, quizá de monstruos, ¡samurais voladores!, nadie lo sabe, son evidentes: asesinatos y cuerpos hechos polvo por doquier. Y alguien tiene que investigar.

**Karas y Mikuras** luchan entre sí; los primeros a la defensiva, los otros en plan de cacería insaciable. En la misma ciudad convergen **Eko**, líder de un plan maligno; **Otoha**, recién llegado con una misión; **Nue**, el desertor. La moneda está en el aire y los humanos son la apuesta.

***Karas*** («Cuervo») es una serie de 6 OVA de 30 mins. producidos en 2005 por Tatsunoko para festejar sus 40 años en la industria (entre otras series, ayudó en la creación de _Neon Genesis Evangelion_ y la graciosa _Samurai Pizza Cats_). Es una mezcla de fantasía, con horror sobrenatural, acción e historias tradicionales japonesas, y, a decir verdad, **espectacular** por donde se le vea.

_Karas_ grabó en mi memoria algunas de las mejores secuencias animadas que haya visto. Tan solo la pelea inicial, mezcla inusual de 2D y 3D, es digna de admiración para los estudiosos del tema. **Keiichi Sato**, el creador, nos regala talento y maestría en cada escena.

El arte es oscuro en general, tanto en el diseño de los personajes, de rostros viles, angulosos, como en los escenarios, plagados de noche, sangre y muerte. La imaginería es una combinación de modernidad y tradición en un solo lugar. El traje del Karas es imponente, una suerte de cuervo-samurai impenetrable.

La historia no es compleja ni demasiado profunda, sino enredada, por lo que te recomiendo observar cada escena con lupa, reunir todos los detalles posibles, aguzar la vista y el oído en los diálogos, regresando de cuando en cuando a escenas anteriores, para armarte una buena idea de lo que el autor quiso decir. Y si no tienes paciencia para eso, aun la disfrutarás porque es asombrosa. Una recomendación más: no la veas a menos de 720p de resolución.

¿Quieres sugerir un Anime para esta sección semanal? Envíame un mensaje por [la red Hipertextual](http://hipertextual.com/u/alan-lazalde) o por [Twitter](https://twitter.com/#!/alanlzd). ¿Saben? He visto mucho Anime interesante gracias a ustedes.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.