Vía Techdirt nos enteramos que el estado de Nueva York en los Estados Unidos enmendó su legislación relacionada a ofensas de grabación para añadir discos duros, USBs y tarjetas de memoria entre otros, a la lista de dispositivos demoníacos que dañan a la industria de la música.

El nuevo texto dice:(texto en inglés)

6. “Grabación” significa el fonográma original, disco, cinta, audio o video cassette, wire, película, disco duro, unidad flash, tarjeta de memoria, cualquier otro dispositivo de almacenamiento o cualquier otro medio en donde dichos sonidos, imágenes, o ambos , sonido e imagen son o pueden ser grabados o almacenados, o una copia o reproducción parcial o total del original.

Por otro lado también se hace una aclaración acerca de la definición de víctima de una ofensa de grabación:

Una víctima puede también puede significar cualquier propietario o productor legal de un master de grabación, o una asociación de comercio que representa a dicho propietario o productor legal que ha sufrido una injuria como resultado de una ofensa [.]

La industria musical siempre se ha victimizado bajo los argumentos más ridículos, pero ahora los lobbyistas tienen una ley que citar. Lástima que las leyes de propiedad intelectual carezcan de legitimidad en nuestros días.

Siempre escuchamos un argumento distinto para cada legislación que la industria aplaude. Esta vez el IFPI atribuye al tráfico de bootlegs la caída del 30 por ciento (desde el 2004) de las ventas de música. ¿Qué el problema no era el P2P? Pronto culparán al clima.

Claro que la evidencia como siempre o no existe o es confusa o simplemente no se menciona. ¿No saben que ya nadie compra discos compactos? Al parecer la industria aún no decide si el internet o los bootlegs son su peor enemigo, entonces por si las dudas mejor legislar sobre los dispositivos, que por cierto también utilizan sus consumidores. Brillantes como siempre.

Curioso que Marketresearch.com calcula ganancias de 20 billones de dólares para el 2015 y un crecimiento anual del 22% para las víctimas de la industria de la música. Pero la industria nunca estará satisfecha, la razón no existe para ellos, mucho menos la idea de competencia.

Ah por cierto, los piratas callejeros también compiten con lo gratis, ¿recuerdan?

Imagen: Creativity103