Horas después de que Samsung acusase a Apple de copiar el diseño del iPad al mismísimo Stanley Kubrick en la genial "2001, una odisea en el espacio", desde Holanda llegan noticias que deben haber sentado como un jarro de agua fría sobre la empresa surcoreana porque el juez que llevaba la demanda interpuesta por Apple contra Samsung por violación de patentes ha dictado sentencia dando la razón a los de Cupertino y prohibiendo la venta de los smartphones Galaxy S, Galaxy S II y Ace por la violación de la patente EP 2058868 de Apple.

Helado me he quedado al leerlo porque esta sentencia (que aún no es firme) tiene bastante trascendencia. A primera vista, se podría pensar que es el fin de esos terminales de Samsung porque, tras esta sentencia, han quedado estigmatizados y tendrían que salir del mercado, sin embargo, el mundo de las patentes tiene sus recovecos. Técnicamente, la EP 2058868 es una patente europea, es decir, tiene aplicación en aquellos países de Europa que están asociados a la Oficina Europea de Patentes (que es un organismo ajeno a la Unión Europea y al que pertenecen países de fuera de la UE), si bien es cierto que en algunos países hay que tramitar la aplicación de la patente a dicho territorio (un trámite administrativo para que pueda aplicarse). Apple no realizó dicho trámite y, por tanto, no tendría aplicación en Austria, Bélgica, República Checa, Estonia, Grecia, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Portugal, Rumanía, Eslovenia, Eslovaquia y España.

Dicho esto, la sentencia, que se ha hecho pública hoy pero que se dictó el día 15 y se comunicó a los interesados en dicha fecha, afecta a la filial de Samsung que opera en Holanda y, por tanto, es a esta filial a la que se le prohíbe expresamente la venta de estos terminales. Esto quiere decir que si Samsung utiliza Holanda como base de operaciones de su canal de distribución, tan sólo tiene que cambiar su organización logística para seguir con la distribución en el continente europeo; de hecho, el plazo otorgado para la "retirada del mercado" es de siete semanas (el 13 de octubre), un tiempo razonable. Aún así, la retirada de estos modelos en Holanda es un enorme fastidio para este fabricante.

Además, las cosa no termina con los smarphones puesto que existen indicios de que el tablet Galaxy Tab 10.1 y el 10.1v también violarían otras patentes de Apple (EP 2058868 y EP 1964022), sin embargo, aún no está claro si también van a tener que ser retiradas del mercado. Lo que sí está claro es que si Apple hubiese tramitado la aplicación de las patentes europeas en estos países "con procedimiento especial", el daño causado a Samsung sería tremendo.

Independientemente de cómo actúe Samsung (recurriendo la sentencia, por ejemplo), está claro que en esta batalla entre iOS y Android, Apple ha ganado uno de los asaltos y ha asestado un tremendo golpe a sus competidores que, desde luego, va a servir como elemento disuasorio al resto de integradores de Android. De hecho, con esta sentencia, Apple gana un gran respaldo en su cruzada por demostrar la violación de patentes de Apple que se cometen con Android porque, en este caso, el juez ha dado la razón a que la gestión de imágenes en Android vulnera la patente de Apple.

Aún así, me parece muy triste que la competencia por sacar el mejor producto y, por tanto, la innovación en el sector tecnológico, esté terminando en los tribunales y en demandas por patentes.

[Actualización] La respuesta de Samsung no se ha hecho esperar y, a través de su abogado, han lanzado su visión de una posible solución al problema:

La sentencia afecta al método que tiene la galería para pasar las imágenes. Si lo cambiamos, no habría razón para mantener la prohibición en las ventas

Si leemos entre líneas, parece que Samsung lanzará una actualización para evitar el escollo de esta sentencia judicial.