Ya sea en China o en Egipto, o en países supuestamente super civilizados y democráticos como el Reino Unido, a las autoridades ya se les hace demasiado fácil atribuírse poderes meta-constitucionales para bloquear comunicaciones y seguir protegiendo al status-quo.

Pero el premio al Censor de la semana, esta vez va para la Autoridad de Transporte de Bay Area (BART) en San Francisco, al decidir interrumpir la red de telefonía celular dentro de sus instalaciones de transporte, debido a que se llevaría a cabo una protesta por el asesinato de Charles Blair Hill que cometió un policía de esta división, el pasado mes de julio.

BART decidió pedir a los proveedores de servicio cortar la señal en sus plataformas para evitar la coordinación de los manifestantes.

En un comunicado BART justifica su penosa censura:

Los organizadores que planeaban interrumpir el servicio de BART de 11 de agosto 2011 usarían dispositivos móviles para coordinar sus acciones disruptivas y comunicar la ubicación y el número de policías de BART. Un disturbio civil en las estaciones del concurrido centro de San Francisco, podría dar lugar a condiciones de hacinamiento e inseguridad en las plataformas para los clientes, los empleados y los manifestantes. BART temporalmente interrumpió el servicio en determinadas estaciones como una de tantas medidas para garantizar la seguridad de todos en la plataforma.

El servicio de telefonía celular no se interrumpió fuera de las estaciones del BART. [..]

El día que podamos distinguir nuevamente entre un régimen opresor y uno democrático, tal vez las autoridades tendrán credibilidad nuevamente. Pero mientras David Cameron quiera ser el próximo Mubarak, exista una Sinde al frente de un Ministerio de Cultura, la colusión para legislar propiedad intelectual continúe y una autoridad no federal como BART, abuse y censure con la mano en la cintura para evitar una protesta legítima (que por cierto no sucedió), estamos todos en problemas.

Jillian C. York, Directora de Libertad de Expresión de Electronic Frontier Foundation, lo deja muy claro:

So, what BART actually did was "pull an Egypt" - they literally asked cell carriers to shut down.less than a minute ago via TweetDeck Favorite Retweet Reply


Entonces, lo que de hecho BART hizo fue “echarse un Egipto”: ellos literalmente pidieron a los operadores de telefonía celular, apagarla.

Mientras tanto en Twitter el hashtag #MuBARTek, en alusión al dictador egipcio que pasó a la historia por apagar el internet durante la primavera árabe, esta bastante agitado.

¿A quién le sorprende que exista la censura estilo Mubarak en los Estados Unidos? La doble moral que manejan en cuanto a libertad de expresión y su rídicula agenda de NetFreedom, al mismo tiempo que censuran indiscriminadamente y pisotean libertades civiles en nombre del copyright, es imposible de ocultar.

Evan Hill reporta para Al Jazeera la posible ilegalidad de las acciones de BART:

La ley federal hace la interrupción de telefonía celular ilegal en los Estados Unidos, pero en su comunicado, BART dice que ellos pidieron "interrumpir temporalmente* sus propios servicios.

Si BART no bloqueó el servicio, entonces otras regulaciones pueden aplicar, pero las compañías de telecomunicaciones tienen la obligación legal de proveer servicio como parte de la licencia federal que se les da para operar.

"Esto puede afectar la legalidad de las acciones de BART... pero no afecta el impacto", dijo David Wagner, un profesor de ciencias de la computación en la Universidad de California -- Berkley quien escribe acerca de seguridad y comunicación inalámbrica. "En estos días y esta época, interrumpir deliberadamente el servició de telefonía celular es peligroso para la seguridad pública, sin importar de qué forma se hace".

Los proveedores del servicio de BART en las estaciones subterráneas son Sprint, Verizon, AT&T y T-Mobile.

Bueno y como era de esperarse:

Imagen vía Wikipedia