Tras la comparecencia de la Junta Directiva en funciones de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE por sus siglas) el pasado martes para comunicar las medidas internas que habían decidido tomar ante el caso que la Audiencia Nacional mantiene abierto contra varios miembros de la sociedad por presunto desvío de capitales, hoy la recién constituida nueva Junta Directiva del organismo que surgió de las elecciones del pasado 30 de junio ha estado reunida hasta hace escasos momentos para fijar las líneas maestras sobre el futuro de la gestora.

Podemos decir que las mismas por un lado se basan en las decisiones tomadas por la anterior junta y por el otro añaden algunas cosas nuevas. Concretamente estas son las decisiones tomadas por la nueva Junta Directiva de la sociedad según el comunicado publicado en la web de la SGAE:

  • Teddy Bautista, hasta ahora presidente del Consejo de Dirección de la SGAE y uno de los imputados en el caso SGAE, presentó su renuncia ante la junta quien la aceptó por lo que es relevado de todos sus cargos en la Sociedad General de Autores y Editores y entidades filiales “quedando sujeto a las investigaciones en curso”.

  • La Junta Directiva pasa a asumir provisionalmente todas las funciones ejecutivas de la entidad.

  • Crean una comisión rectora (integrada por D. Ernesto Caballero, D Álvaro de Torres, D. Imanol Uribe, D. Víctor Manuel San José y D. Tomás Marco) sobre la que delegan “la dirección y supervisión de la gestión diaria de la organización hasta la conformación del Consejo de Dirección, designando como Presidente de la misma a un gestor externo e independiente que asuma las máximas funciones ejecutivas”. Dicho presidente ya ha sido elegido por la Junta pero no darán su nombre hasta dentro de unos días.

  • La mentada comisión rectora llevará a cabo investigación interna “encomendada a un jurista de reputado prestigio, externo a la SGAE” que plasmará en un informe el cual “servirá para depurar las responsabilidades incurridas y para proponer un Código de Buen Gobierno”.

  • La Junta Directiva articulará “iniciativas para la renovación de la SGAE” en su totalidad y consultará “con los socios las reformas estatutarias pertinentes para garantizar la democracia y transparencia”.

  • El Presidente de la Comisión Rectora pasará también a tener las funciones ejecutivas en Fundación y Arteria con plenas facultades para la reforma integral de todas sus actividades.

¿Conclusión? Pues para cualquiera que haya seguido todo el escándalo de la SGAE está clarísima: la nueva Junta Directiva ha querido apagar el fuego interno que existe en la sociedad cepillándose a Teddy Bautista (todas las fuentes indican que Bautista presentó su renuncia por la presión ejercida desde la nueva junta) y prometiendo más democracia y reformas integrales en el funcionamiento de la sociedad capitaneadas por el presidente de la comisión rectora.

Ahora bien, está por ver si todo esto calmará a los socios de la SGAE que se han levantado en armas tras explotar el escándalo de la Operación SAGA. Personalmente lo dudo por que todo parte de una Junta Directiva deslegitimada por el auto del magistrado que instruye la causa contra miembros de la SGAE, el juez Pablo Ruz, en el que se explica que José Luis Rodríguez Neri, presunto cabecilla de la trama de desvío de capitales de la SGAE, emprendió maniobras desde su puesto en la Comisión Electoral para favorecer la candidatura de los miembros que hoy forman la Junta Directiva.