Pablo Ruz, juez de la Audiencia Nacional instructor del caso contra la cúpula de la SGAE por presuntos delitos de desviación de fondos y apropiación indebida, ha decretado libertad con cargos y sin fianza para Teddy Bautista, presidente de la sociedad gestora, Enrique Loras, director general de la misma, y Ricardo Azcoaga, su director financiero.

Los tres han abandonado la Audiencia Nacional hace escasos momentos tras permanecer detenidos desde el pasado viernes después de que la Guardia Civil terminara de registrar la sede central de la SGAE junto a las de otras filiales de la entidad y el juez les imputa un “presunto delito continuado de apropiación indebida de especial gravedad” --castigado con hasta seis años de prisión-- así como otro de administración fraudulenta --hasta cuatro años de cárcel-- y además a Bautista se le acusa también de un delito societario por el que podría recibir una multa de 12 meses.

Aunque como decía el juez ha dejado en libertad sin fianza a los acusados (considera que existe arraigo y por tanto que el riesgo de fuga es bajo), si que ha fijado medidas cautelares entre las que encontramos la prohibición de abandonar España, retirada del pasaporte y obligación de fijar un domicilio y un teléfono de contacto para poder tenerles localizables.

Por último en estos momentos el magistrado está tomando declaración a otros dos de los detenidos en el marco de la operación que nos ocupa (bautizada con el nombre de “Operación Saga”); concretamente se trata de Elena Vázquez y Celedonio Martín, la principal accionista y el director financiero respectivamente de la empresa Microgénesis que sería una de las piezas clave en el entramado societario, y el lunes los cuatro detenidos restantes declararán ante Ruz.

Imagen: Cristóbal Manuel