Google presentó en el 2008 su proyecto de archivo de periódicos bajó el lema: “Ponemos la historia en línea, un periódico a la vez”. La razón era obvia: los periódicos son documentación histórica y "el problema es que la mayoría de estos periódicos no están disponibles en línea. Queremos cambiar eso" - anunciaba Google.

Resulta que el Profesor Richard J. Salvucci, dedicado a la investigación de la historia económica de México, denuncia la triste historia de Paper of the Record, un sitio canadiense que antes de que fuera comprado por Google, ofrecía una plataforma gratuita de consulta de periódicos históricos, incluyendo el archivo más extenso (en línea) de prensa mexicana, después del que ofrece la colección de la Hemeroteca Nacional. (Sitio que por cierto contiene la lamentable leyenda de todos los derechos reservados)

Los proyectos de digitalización que involucran archivos históricos deberían de tener como principio inquebrantable la conservación de su contenido en el dominio público, o al menos de la forma más accesible posible. Google prometió hacer disponibles el contenido de Paper of the Record pero según el Profesor Salvucci eso no sucedió y en cambio, se ofreció solo una parte de ellos en un sitio llamado WorldVitalRecords.com, que al parecer era un desastre y completamente inútil para investigadores y estudiantes.

El proyecto de archivo de periódicos de Google sigue funcionando, sin embargo, el pasado mes de mayo informó a sus socios de los procesos de digitalización que el desarrollo del proyecto sería abandonado:

Los usuarios podrán seguir buscando periódicos digitalizado en http://news.google.com/archivesearch, pero no tenemos planes de introducir más herramientas o funcionalidad al archivo y ya no estamos aceptando nuevos microfilms o archivos digitales para procesarlos.

Paper of the Record esta de vuelta después de unos años…detrás de un paywall.

En lo personal, soy muy fan del proyecto de digitalización de libros de Google, la promesa de hacer disponibles la mayor cantidad posible de libros para su consulta en la red, es una acción no solo necesaria, sino muy loable. Pero como el Profesor Salvucci nos recuerda, Google es una compañía (no una beneficiencia pública) que al ver que un negocio no le funciona, simplemente puede hacerlo a un lado:

Las ganancias y las pérdidas van y vienen, pero la Historia es para siempre y no responde necesariamente a los incentivos del mercado.

Google entiende los procesos de distribución de conocimiento en la red y se ha opuesto a aquello que lo amenaza. También tiene contradicciones muy grandes. Ha cometido errores y ha rectificado. Como ya lo he dicho antes, creo que Google se merece el beneficio de la duda que otros han pérdido por completo.

Esta vez no estaría nada mal que Google recapacite y facilite la liberación de documentos históricos que ya estarían en el dominio público, como los periódicos mexicanos que menciona el Profesor Salvucci. El acervo de México en el dominio público a pesar de que no debe ser nada pequeño, desgraciadamente es inaccesible o poco documentado y para rematar, cuenta con la ley de derecho de autor más atroz en el planeta — la cual gracias a su centenario (y ridículo) privilegio de autor, fomenta y reduce las posibilidades de la distribución, uso y acceso a la información y el conocimiento.

La Historia no solo es para siempre, sino que además no le pertenece a nadie.Google ya no esta interesado en el negocio de los archivos históricos de periódicos, lo más justo sería al menos liberar aquello que cuando sí le interesaba, era libre y accesible.

Google: hay que digitalizar para liberar, no para privar. Don’t be evil.