El software de código abierto es muy común en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN). El organismo detrás de los experimentos con el Gran Colisionador de Hadrones incluso mantiene su propia distribución de Linux (Scientific Linux CERN). Los investigadores han encontrado tantas ventajas en este modelo que ahora piensan apostar por el hardware abierto.

Por esta razón, el CERN ha creado el Repositorio de Hardware Abierto (OHR), una comunidad mediante la cual se busca incentivar el desarrollo colectivo. Además, el organismo ha creado la Licencia de Hardware Abierto (OHL) para ayudar en la distribución de estos diseños. De acuerdo con Javier Serrando, fundador del OHR, si existe un grupo muy numeroso de desarrolladores dispuesto a ayudar a optimizar el sistema operativo, ¿por qué no aplicar el mismo modelo para el hardware?

La licencia OHL tiene muchos paralelismos con la de uso público de GNU: permite la libertad de estudiar, modificar, redistribuir, modificar y crear diseños, siempre y cuando los productos derivados sean liberados bajo los mismo términos. Es decir, si alguien mejora un diseño previo, tiene la obligación de compartir este avance con la comunidad. La gran ventaja es que esta licencia puede ser empleada no sólo para trabajar en diseños del CERN (o relacionados con el laboratorio), sino en cualquier hardware.

Los proyectos de hardware libre comienzan a popularizarse entre diferentes empresas y organizaciones. Uno de los más conocidos es el de Open Compute Project de Facebook, a través del cual se invita a la comunidad a trabajar en un centro de datos ecológico. Claro está que Facebook tomó esta decisión después de la presión mediática tremenda que recibió por parte de simpatizantes de Greenpeace, tras darse a conocer la apertura de un datacenter impulsado por una mina de carbón en Oregon.

Enhorabuena por el desarrollo del CERN, mostrándonos que el mundo se mueve cada vez más hacia los proyectos colaborativos para la creación de software y hardware. La licencia OHL tiene muchísimas aplicaciones. ¿Se imaginan, por ejemplo, que se implementara en el desarrollo de tecnologías médicas u optimización de diseños ecológicos? Y otra más: ¿cuánto tiempo tardarán en despertar los depredadores del copyright ante los peligros de esta licencia? De una cosa estoy seguro: la OHL no pasará desapercibida.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.