#spanishrevolution: cronología de una sociedad desencantada

Para entender lo que está ocurriendo estos días en España hay que retroceder en el tiempo. No es muy distinto a lo que pasa en otros países, una clase política que se ha enriquecido y que vapulea los derechos fundamentales de los ciudadanos, una situación agravada por la tremenda crisis que asola el país con la que el pueblo español ha dicho basta, o al menos una gran parte de él. Un pueblo harto de mentiras que está utilizando este medio para transmitir de la mejor manera posible un mensaje: hasta aquí hemos llegado. Internet forma parte fundamental de esta revolución o como lo quieran llamar, un nexo en el que organizarse apoyada, quizá, en el espejo de otros países recientemente. Resulta imposible separar los acontecimientos que vivimos de la red ya que parte de los movimientos surgen de la posibilidad que nos brinda Internet, la mayor de las democracias actualmente, muy por encima de la que nos ofrecen los que gobiernan los países.

#manifiesto, Ley Sinde, #nolesvotes, #acampadasol, Democracia Real Ya, #spanishrevolution… Todos términos que se han ido sucediendo en el transcurso del tiempo y que son el origen de las primeras manifestaciones de los últimos días. Lo que tenemos a continuación es la cronología de los mismos, un resumen para entender cómo se ha gestado un movimiento que, por encima de credos, se trata de un movimiento ciudadano, plural y totalmente libre:

De la Ley Sinde al #nolesvotes

Hace más de un año que se lanzó en España la disposición final segunda, más conocida como Ley Sinde. Se trata de una ley que entrará en vigor este verano y de la que hemos hablado ampliamente en ALT. Para resumirlo en el sentir general, se trata de una regulación que atenta directamente contra muchos derechos fundamentales del ciudadano, recortándolos y frenando uno de los pilares de cualquier sociedad, la innovación.

Como protesta a la disposición han surgido desde entonces campañas, acciones y manifiestos, todos ellos sin el efecto disuasorio que se pretendía, ya que la clase política omitió el sentir de gran parte de la población aprobándola finalmente en el Congreso. La red convulsionó ante la medida adoptada y se revivió una campaña, una idea o acción para evitar el atropello. #nolesvotes apareció para castigar a quienes nos gobiernan y promover entre los ciudadanos que existe una vía ante la desilusión, la censura y la corrupción política que vivimos. Un simple hashtag que ha acabado configurándose como un movimiento, con wiki, con datos, con participación de ciudadanos que se representan a sí mismos, cada uno con un punto de vista propio y apoyados en una misma idea, regenerar la democracia del país. Al contrario de lo que se ha intentado hacer ver, #nolesvotes no pide no acudir a las urnas, pide específicamente que no se vote a los partidos que responden a intereses distintos a los de la ciudadanía: PP, PSOE y CiU, recomendando que en su lugar se examinen otras opciones, cualesquiera que sean.

La importancia de castigar con el voto ha ido creciendo poco a poco, se instalaba en las tertulias, en las redes sociales, en la blogosfera, unas acciones en caminadas a recordar que el tiempo no juega en favor de los políticos, sino todo lo contrario. Como muestra, una serie de datos y movimientos en torno al proyecto y la evolución de los acontecimientos:

  • Se desarrollaba la wiki del proyecto donde se nos ofrecía el Corruptódromo, un mapa de Google Maps donde se señalaban los puntos del país donde había constancia de corrupción o posible corrupción por parte de los partidos políticos. Una base de datos contrastada que nos ofrecía un mapa de España desolador.
  • La clase política comenzó a filtrar la idea de que #nolesvotes se trataba de un movimiento antisistema y antidemocrático, una idea de unos cuantos "gurús" de la red. Posiblemente comenzaban a "asustarse". Paralelamente, se filtra un dato, un documento interno del PSOE que decía que la Ley Sinde habría generado medio millón de abstencionistas.
  • El grupo de activistas Anonymous comenzaba también movimientos similares en cuanto al objetivo final que guardaban cierto paralelismo. Acciones encaminadas a generar ruido empapelando la ciudad, a través de una carta donde se promovía el castigo con el voto o la acción en la red a través de un ataque DDoS contra las webs de PP, PSOE y CIU.
  • #nolesvotes alcanzaba estos días cifras de gran impacto y ruido en la red: una página con más de 700.000 usuarios únicos, una wiki con 143 páginas y 196 archivos almacenados, 154 blogs adscritos, 641.000 resultados en Google… el movimiento tenía un eco que nos hacía pensar que algo estaba cambiando.

Democracia Real Ya - #spanishrevolution - #15M - #acampadasol

Y así llegamos al mes de mayo y el comienzo de las primeras manifestaciones multitudinarias de estos días. Democracia Real Ya es una organización apartidista y asindical que se creó hace apenas tres meses. Una llamada a la movilización ciudadana desencantada por la situación política actual forjada a través de Internet.

Como ellos mismos indican en la web, se trata de fomentar la discusión abierta entre todos aquellos ciudadanos que quieran implicarse en la preparación y coordinación de acciones comunes, personas que por encima de partidos o ideologías estén disconformes con el sistema actual político y económico. Un movimiento pacífico de protesta que tuvo su primer gran éxito el pasado 15 de mayo, donde miles de ciudadanos en varios puntos de España tomaron la calle para reivindicar sus derechos y pedir el cambio.

Apoyados en un manifiesto que promulga la igualdad, el progreso, los derechos básicos para todos los ciudadanos, una democracia entendida, originada desde el consentimiento del pueblo, y finalmente una necesaria revolución ética donde las personas dejen de ser productos del mercado, la organización aboga por construir siete puntos como propuestas o medidas esenciales:

  • La eliminación de los privilegios de la clase política.
  • Búsquedas de salidas al desempleo y mejoras en las condiciones profesionales de los ciudadanos.
  • El derecho a la vivienda.
  • Servicios públicos de calidad.
  • Control de las entidades bancarias.
  • Fiscalidad (entre otras, la eliminación de las SICAV o la recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio)
  • Libertades ciudadanas y democracia participativa (entre otras, no al control de Internet o la abolición de la Ley Sinde)
  • Reducción del gasto militar

La denominada en Twitter #spanishrevolution estaba en marcha con un éxito de afluencia en más de 50 localidades españolas ese 15 de mayo. Un éxito aún mayor, si cabe, teniendo en cuenta la pobre actuación de los medios de comunicación en España, dando poca o nula cobertura a cada una de las muestras de protestas que se vivieron el domingo.

Daba igual. Internet y los ciudadanos dan fe de que el movimiento existe, de que son muchos los que quieren salir y gritar basta, de pedir que esa democracia sea más real que nunca.

A las manifestaciones surgidas ese 15 de mayo le han seguido otras, quizá la más significativa por el ruido generado haya sido la denominada #acampadasol, una continuación espontánea a las marchas originadas donde cientos de ciudadanos han permanecido hasta esta madrugada (momento en el que las fuerzas policiales han desalojado a los ciudadanos a la fuerza) acampados en la Puerta del Sol en Madrid.

A Madrid le han seguido en la propuesta otras ciudades como Barcelona, Valencia o Sevilla, #acampadasol ha llegado a tema del momento a nivel mundial en Twitter e incluso ha nacido un blog donde organizar este nuevo movimiento y para el día de hoy se prepara una nueva movilización.

No hay que olvidar que todos estos movimientos tienen un fin, el próximo 22 de mayo será el momento de constatar si existe efecto sobre los votos y sobre el resultado final de las elecciones. Se trata de una sociedad, la española, que ha encontrado en la red un nexo de unión, un punto en común sin filtros ni censura, donde todos pueden participar y elevar su voz y donde ni medios politizados, gobiernos ni partidos corruptos pueden intoxicar el mensaje. Quizá queda lo más difícil, organizar a una masa que tiene tanto que pedir, que exigir individualmente, que finalmente este movimiento ciudadano se diluya en las guerras de cada uno, que la indignación nuble un fenómeno que no debe parar.

Imagen: Edans

Recomendados