Nueva York tiene un montón de edificios emblemáticos. Para los cinéfilos amantes de la ciencia ficción, la estación de bomberos de Ladder Co. 8 tiene un peso específico. Sí, se trata del edificio que dio vida al cuartel general de los Ghostbusters (Cazafantasmas, en español), una de las franquicias ochenteras más recordadas por los fanáticos.

La historia es simple. El gobierno de Nueva York tiene algunas deudas presupuestales, las cuales quiere subsanar cerrando 20 estaciones de bomberos. Una de ellas es Ladder Co. 8. Por supuesto, hay mucha preocupación de la ciudadanía porque, amén de clausurar esta pequeña memorabilia, la decisión del alcalde Michael Bloomberg de cerrar estos lugares podría poner en riesgo a la ciudad.

Por supuesto, los fanáticos de la franquicia también se han movilizado para proteger este recinto. No será ni la primera ni la última vez que la gente defienda estas conexiones entre sus ciudades y la ficción. Ahí está el caso de la gente de Detroit que se movilizó para poner una estatua de Robocop, para levantar el ánimo --y de paso, ayudar a combatir el hambre-- en una ciudad muy golpeada por la crisis económica.

Lo curioso del asunto es que, si nos atenemos a la película, el cuartel general de Ghostbusters fue creado después de que el gobierno cerrara la estación de bomberos. A mí no me extrañaría que, de pronto, algún inversionista entendiera el valor simbólico de ese edificio y decidiera hacer alguna sala temática o adaptarlo como un museo. Quizá hasta Bill Murray podría sacar algunos centavos de la chequera y aprovechar la coyuntura para hacer algo al respecto. Digo, la oportunidad ahí está. Y es que, si cierran este pequeño templo geek, ¿a quién llamaremos ahora?

👇 Más en Hipertextual