Los oasis nos encuentran. Ayer, excursionando por mi ciudad, buscaba un lugar con conexión estable para trabajar. Entonces recordé que, por el rumbo, uno de mis amigos me había comentado de un hackerspace. Había oído rumores del sitio, pero nunca me había parado por ahí a pesar de haber sido invitado un par de veces. Tardé un rato en encontrarlo, pues por la fachada, no me imaginaba de qué se trataba. Es entrar en otro mundo, así de sencillo.

Seguro te preguntarás qué es un hackerspace. Es tan simple que hasta se hace un poco difícil de explicar. Los hackerspaces surgieron como lugares físicos en los que se reúne gente con intereses comunes, casi siempre afines a la tecnología, la ciencia, la informática y el arte digital, aunque tampoco están cerrados a otros tipos de expresiones. Básicamente, son comunidades abiertas en las que se comparten recursos y conocimiento para la construcción de redes de proyectos colaborativos. De una manera más llana, imagina a un montón de hackers, inventores y gente con ganas de aprender bajo un mismo techo.

Los hackerspaces dan nacimiento a muchas ideas y son semilleros de cientos de invenciones sólo por el gusto de hacerlas (o por los lulz). Se organizan talleres, charlas y mesas de trabajo, así como algunas reuniones más animadas como jam sessions. Además, se dispone de muchísimo material para laborar. Una de las cosas que distingue a los hackerspaces es que siempre encontrarás cosas para modificar o construir. Las herramientas --desde libros y manuales hasta artefactos y cables-- son parte central del concepto.

El hackerspace funciona como una comunidad en la que un grupo de personas renta un lugar (una casa, un edificio viejo) para modificarlo. Entre todos se reparten los gastos de manutención y así sobrevive. Muchas veces, se otorgan membresías que te permiten acceso al lugar a cualquier hora, uso del material y demás. Con ese dinero de sus feligreses, los dirigentes --casi siempre, electos por los miembros-- logran amortizar los gastos y mantener abierto el sitio. Este modelo es contrario al de los hacklabs, que también persiguen el mismo fin, pero se caracterizan por ocupar lugares públicos para darles otra finalidad.

Empero, hay cierta discusión sobre si los hackerspaces han perdido buena parte de sus raíces. En su momento, considerados como alternativas a un sistema de represión del conocimiento, ahora son vistos como simples lugares recreativos. No obstante, estos sitios representan aún una alternativa donde florecen con libertad proyectos enfocados al software libre, el hacking, la invención y la creación artística. Son, para los que vivimos un poco agobiados por el convencionalismo, un auténtico refugio para explotar las ideas. Si se topan con alguno, anímense a entrar, a apropiarse de él y a difundir la palabra. Vaya que nos hacen falta más sitios así.