Una de las nuevas compañías de Internet que más me gustan es Airbnb, un servicio que te permite encontrar lugares para alojarte en las principales ciudades de EE.UU. y el resto del mundo. La idea es sencilla y muy poderosa, si tienes una casa, apartamento, habitación o anexo que no usas, puedes alquilarlo cómo si fuera un hotel, y por el otro lado, puedes conseguir pasar la noche o unas vacaciones en la casa de alguien por mucho menos del costo de una habitación normal en una cadena hotelera o posada tradicional.

Ha sido tal el éxito que una noche cualquiera en Nueva York hay más personas que se alojan en los hogares a través de Airbnb que las habitaciones que hay en el hotel más grande de Manhattan. Hasta el famoso Ashton Kutcher ha invertido en el sitio web. La gran noticia es que luego una inversión inicial de 7.8 millones de dólares, según varias fuentes de Techcrunch, Airbnb se encuentra en proceso de cerrar una una ronda de financiación por US$100 millones, para llegar a una valoración de mercado de mil millones de dólares.

Resulta extraño que en sus inicios muchos inversionistas le dieron la espalda a Airbnb porque pensaban que la idea era pésima. Que nadie abriría su hogar para que se quedaran extraños. El resultado es realmente increíble, algunos hablan que este sitio terminará revolucionando todo el mercado de hoteles en el mundo. Quizás no es para tanto, pero sin ninguna duda será un jugador importante en este mercado de ahora en adelante. Una muestra más que hay que ser entusiasta y convertir tus ideas en proyectos que se puedan desarrollar. Es cosa de creer, y trabajar muy duro.