El gobierno iraní reportó hace unas horas la detección de un virus, llamado Stars, dirigido contra su nación, en particular, contra sus instituciones. De confirmarse por otras fuentes, Stars se convertiría en el segundo virus diseñado expresamente contra ése país.

Según palabras de Gholamreza Jalali, comandante de la defensa civil de Irán:

Afortunadamente, nuestros jóvenes expertos han sido capaces de descubrir este virus, que ahora está en el laboratorio para llevar a cabo más investigaciones.

Las características particulares de Stars han sido descubiertas [...] El virus convive en armonía con la computadora y en la fase inicial causa daños menores, podría se confundido con algunos ficheros ejecutivos de las organizaciones gubernamentales.

No se sabe más sobre la sofisticación, origen y alcance de Stars. Al parecer no ha causado daños mayores hasta el momento. Tampoco hay conclusiones definitivas por parte de los investigadores iraníes, dicen ellos.

Por otra parte, Jalali no tiene ningún inconveniente en decir que su país está en medio de una ciberguerra iniciada por EE. UU. e Israel, algo que en otras ocasiones altos funcionarios norteamericanos han negado de forma categórica. Obvio.

Ciberguerra o no, Stuxnet es un virus capaz de infiltrarse en instalaciones industriales y nucleares, tan complejo que no puede concebirse sin el apoyo de un poder de Estado. La llegada de Stars a la pasarela mediática solo representa la punta de un iceberg que se mueve en el mar profundo de Internet. No sabemos que hay debajo, pero es seguro que si WikiLeaks o una entidad de filtraciones similar no lo revela, poco sabremos al respecto.

Creo que nos enteraremos de más y más historias como ésta en los próximos meses, historias donde los virus informáticos son los nuevos misiles de guerra.