Gracias al secretismo y opacidad con la que se negoció ACTA la información al respecto no es lineal, esta vez volvémos al 2008 para encontrarnos con que incluso el departamento de Homeland Security de los Estados Unidos advirtió a la instancia responsable del tratado — United States Trade Representative— que el ACTA es una amenaza para la seguridad nacional de ese país.

La preocupación era básicamente que sus agentes de Aduanas y Protección de Fronteras tuvieran que enfocar sus esfuerzos a otras tareas como la protección de la propiedad intelectual en vez del combate al terrorismo. Exactamente lo que sucede ahora con los agentes de ICE, dedicados a perseguir dominios de forma inconstitucional.

Ahora queda aún más clara la agenda pirata detrás del combate al terrorismo que el estudio Piratería en Economías Emergentes explica.

Además Homeland Security, advirtió que ACTA no debería de llevar a sus socios a dedicar recursos a la protección de propiedad intelectual en vez de los esfuerzos contra el terrorismo. Y es que se necesita ser muy perverso para equiparar el combate al terrorismo con la protección de la propiedad intelectual…aunque eso no importe cuando se trata de que la familia Gadaffi financie películas hollywoodenses ¿verdad?.

En México, el ex-director del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (quien por cierto renunció), instancia responsable de esta vergüenza de tratado, defendió ante el Senado las medidas de frontera que el ACTA propone (video). Sin embargo, Homeland Security piensa distinto en cuanto al lenguaje en la sección de Medidas de Frontera de ACTA:

el texto propuesto en las "Medidas de Frontera"de ACTA podría codificar el derecho internacional, algunas disposiciones serían desfavorables para Customs and Border Protection y, una vez adoptado como acuerdo internacional, incluso el Congreso no podría alterar las reglas para hacerlas económicamente justificables

Vaya, vaya.

Finalmente lo que ha sido una preocupación desde el principio para todos los opositores de ACTA también lo señaló el Homeland Security:

ACTA puede gastar la buena voluntad internacional, al exigir a otros gobiernos a cambiar sus estructuras organizacionales y legales.

Knowledge Ecology International a través del Freedom of Information Act de los Estados Unidos consiguió acceder a documentos relacionados con las negociaciones de ACTA, no será sorpresa que de ahora en adelante las revelaciones en cuanto a sus detalles, dejen al desnudo la completa locura que muchos apoyan a ciegas.

De hecho, el servicio de investigación del Congreso de los Estados Unidos publicó un estudio legal del tratado, revelado por Techdirt y del cual hablaremos más adelante, el cual concluye que el gobierno de los Estados Unidos, podría resultar responsable en el futuro de impulsar y no necesariamente cumplir las obligaciones que establece el tratado.

Los gobiernos internacionales siguen actúando como si ACTA fuera algo que esta bajo control. La realidad es que nunca lo ha estado, pero el trabajo de encubrimiento de los negociadores ha sido grande, aunque como vemos ahora, no muy exitóso. Todo mal con ACTA.

¿Cuánto dinero público habrá costado este desastre a los países negociadores?

Quizá el único logró de ACTA es el haber expuesto a las instituciones y funcionarios responsables del abuso que pretendían cometer para proteger la avaricia de los monopolios intelectuales, impulsando la criminalización y el control como modelo de negocio a costa de los derechos de la sociedad, en vez de obligarlos a arreglar su problema de una forma civilizada.

ACTA no va y razones sobran. ¿Qué esperan los gobiernos para deslindarse? ¿O pretenden hundirse junto con el copyright?

La carta de Homeland Security para la USTR esta disponible vía KEI. (PDF)