Era inevitable: la masificación del smartphone, la popularización de aplicaciones fotográficas y por ende la extraordinaria calidad de las ópticas móviles, está monopolizando la toma. Esto es, si antes tendíamos a ser lo más selectos posible a la hora de colgar nuestros instantáneas en la red, ahora priorizamos la inmediatez, máxime desde que ya no está reñida con la apariencia.

En más de una ocasión nos habrán preguntado si tal o cual foto ha sido tomada realmente con un teléfono móvil y nosotros, orgullosos cual primates consumistas, contestamos que sí, que nuestro móvil último modelo captura momentos cual compacta de lujo. Evidentemente la exageración entra en juego, pues mucho tiempo ha de pasar hasta que el iPhone de turno pueda superar a la más avanzada Nikon.

Si entramos en tales comparaciones no es sino por las últimas estadísticas liberadas por Flickr, la popular plataforma fotográfica que dá cobijo a no pocos talentos fotográficos. La cámara más usada sigue siendo la Nikon D90, que lleva tres años en el mercado, pero ¿y si os dijeramos que un iPhone 4 de apenas un año de vida comercial está a punto de rebasarla?

No es la primera vez que ocurre: en 2009 el iPhone ya consiguió superar a la Canon EOS Digital Rebel XTi como cámara más popular, aunque por aquel entonces Flickr consideró todos los modelos del terminal a un tiempo y en este caso hablamos exclusivamente de su última versión.

Así, si comparamos los porcentajes de subida referentes a todos los iPhones disponibles en el mercado, éstos superan por muchos enteros a los de cualquier otra cámara, por no hablar de terminales Android, que siguen arrebatándole mercado a iOS pero aún no parecen capaces de plantarle cara a Apple en lo fotográfico.

En esta coyuntura uno se pregunta ¿no debería Flickr engendrar un servicio a lo Instagram para aprovechar semejante tráfico móvil? y más importante ¿es éste el fin de las cámaras compactas?