Volver al Futuro: Reestreno en Argentina

Podría decirse que en Argentina pudimos ver Volver al futuro en su reedición digital en los cines gracias a un emprendedor que tiene una clara visión del presente. Se trata de Sir Chandler, un nombre (bueno, pseudónimo en realidad) que para los argentinos que somos entusiastas del cine, y obtenemos nuestra información en Internet es más que conocido. Chandler lidera la web cinesargentinos.com, sitio que desde 1999 es el referente de la industria y las salas de cine en Argentina. Además de noticias, está la cartelera completa de las películas que se proyectan, y mi sección favorita: los próximos estrenos, para saber cuánto nos toca esperar para ir a ver las pelis que queremos. Chandler también es el gestor de numerosas Avant Premiers, para las cuales hace concursos (muy movidos en redes sociales) para que felices grupos de espectadores podamos ver las pelis antes, y gratis.

Eso, en resumen, es lo que hace Chandler, pero con su más reciente aventura, saltó un escalón importante, hizo enojar a algunas distribuidoras, y llenó salas de cine con gente hasta reventar (48.666 espectadores hasta hace unos días, y contando) en lo que iba a ser una modesta semana de proyección en horarios reducidos, y ya va por su tercera.

La cosa empezó así: por el 25 aniversario del estreno de Back to the Future (Volver al futuro, o Regreso al futuro, cada país con su título), Universal decidió reestrenar la película en formato Digital. Fueron varios los países donde se la pudo ver, hasta México se sumó. Pero por acá los distribuidores locales, cortos de vista, pensaron que no era rentable colocarla en las salas del país, por lo que la dejaron pasar. En ese momento Chandler andaba de viaje, y como frecuenta eventos de la industria, y tiene contacto con representantes de los estudios y distribuidores, ofrecieron venderle los derechos de la película.

Desde ALT1040 nos pusimos en contacto con él para saber un poco más sobre cómo fue esta cruzada por una de nuestras películas favoritas:

ALT1040 - ¿Cuánto te costó tomar la decisión de comprar los derechos? ¿Te pareció que estabas yendo por algo seguro, o fue más un salto de fe en Back to the Future?

CH - La decisión la tomé en 15 minutos. Tomé la calculadora y daba que con aproximadamente 5.000 espectadores recuperaba la inversión. Lo importante era salir hecho o casi, pero la experiencia era lo que más pesaba y poner al sitio en un lugar que nadie había ocupado, de tomar una película y estrenarla.

ALT1040 - ¿Cuáles fueron las trabas más difíciles con las que te encontraste por parte de los distribuidores tradicionales?

CH - En el momento de programar la película, dos distribuidoras importantes presionaron a los cines para que no la pusieran, ya que esto por ahí significaba sacar horarios nocturnos de sus películas familiares. Si uno lo piensa es absurdo, porque a la noche no van espectadores a ver esas películas. Por lo que quedaba claro que lo que más les molestaba era la posibilidad de que un tercero pudiera llegar a las salas de las que se creen dueños.

Es que la clave del “modelo“ elegido era justamente la forma de proyección, la idea era poner la película en los últimos horarios de proyección, y no ocupar una sala completa durante todo el día.

Pero algunas salas de todas formas se preocuparon, acostumbradas a difundir las películas por medios tradicionales, y sabiendo que no había medios para publicar avisos en los diarios, no creyeron que mucha gente se enteraría. Otros, para llevar la contra, como algunos canales de televisión, se quisieron subir al hype y transmitieron la película justo por estas fechas. Claro, Chandler tenía otros planes, él tenía su sitio: “Tengo 500.000 lectores mensuales, o sea si el 1% de los visitantes iba a ver la película, ¡alcanzaba!”

Yo, y muchos otros, nos enteramos de lo que estaba tramando vía Twitter, y así empezó el empuje, también con página de Facebook propia. En diciembre ya todos por estos lados sabíamos que en enero íbamos a poder ver a Marty y al Doc Brown en pantalla grande, y el entusiasmo generó un revuelo más que efectivo, la prueba está en el éxito que está teniendo este reestreno “a pulmón”.

De más está decir que claramente yo fui una de esas casi 50 mil espectadores. Uno podría pensar que ver una película que ya vio muchísimas veces no podría causarle tantísima emoción. Pero sí que puede. Escuchar esos diálogos, esa música, y ver esas escenas que tenemos grabadas en la memoria desde hace tantos años, pero en el cine (otra vez, en el caso de muchos) es una sensación más que gratificante. La sala estaba llena de gente, joven y ya no tanto. Ciertas escenas provocaron arranques de aplausos, aplausos correctos (soy de las que no tolera mucho las audiencias de cine ruidosas), aplausos de nostalgia y de la alegría de estar viendo ese clásico que nos marcó la infancia en pantalla grande, y con una calidad de imagen impresionante (vi muchos detalles que al ver en tele se pierden, y hasta se podían contar las arrugas en la cara del Doc Brown!) gracias a la digitalización.

La digitalización también fue lo que permitió a Chandler hacer copias en tantas salas, paseando el disco rígido que le envió Universal en aviones hacia diversos puntos del país (38 salas en total la tuvieron en su programación), esa, según él explica hace rato, es una de las ventajas del formato digital que le abre al cine tantas posibilidades hoy en día, que la distribución en cintas de film de 35mm no permite.

Mirar al futuro

ALT1040 - ¿Crees que esto va a marcar un antes y un después de la distribución de películas que algunos consideren "menos rentables"? ¿Te parece que la experiencia les abrirá los ojos a los distribuidores, o que pueda atraer nuevos emprendedores como vos en este terreno?

CH: Es que ya me lo han manifestado varios. No cambia nada en la distribución en general, pero si se detendrán un poco a pensar que se tienen que hacer cosas distintas con películas “menos convocantes”. Lo importante es saber llegar a ese público específico. No toda pauta tiene que ser “Tinelli – Clarín - afiches en la calle – Pautas en la radio”. Eso es lo que tienen que cambiar. Exige apenas un pequeño esfuerzo mental distinto al que hacen siempre.

ALT1040 - ¿Lo volverías a hacer con otra película? ¿Cuál es tu wishlist de películas para volver a ver en pantalla grande?

CH - ¡¡Por ahora no!! jajaja. Esto me llevó mucho tiempo y peleas. Realmente me agotó. Pero en el mediano plazo quizás sí. Es algo que hay que ir viendo. Lo de Volver al futuro fue único e irrepetible. Y en cuanto a títulos dependerá de que existan copias digitalizadas de estos títulos de otras décadas. Tengo entendido que lo están haciendo.

Para los que estén en Argentina y todavía no fueron a verla, aprovechen que hasta el miércoles 2 de febrero sigue estando en estas salas, aunque quién dice si el apoyo continúa, no se queda un poquito más. Ojalá veamos más iniciativas como estas, ya sea de emprendedores independientes que entienden que hay gente para todo, y que no sólo lo mainstream lleva espectadores, o las mismas distribuidoras comprendan que los tiempos cambian, y que hay que escuchar a la gente para no quedarse atrás y extinguirse.

Fotos: Sir Chandler