Hay eventos que marcan la historia y el día de ayer fue uno de ellos, el apagón al internet egipcio se recordará tristemente. Irónicamente, Egipto considerada la cuna de la civilización occidental, es también ahora la prueba de la incivilización política. Afortunadamente los egipcios no piensan darse por vencidos y no queda la menor duda de que Mubarak es un dictador que ahora tiene un asunto más del cual rendir cuentas: la desconexión del internet.

ALT1040 informó ayer del momento de la desconexión, ahora ya tenemos datos más exactos. No hay que olvidar que la desconexión sucedió después de que en Twitter se reportaba un bloqueo en el servicio de SMS y Blackberry. Bloqueos a Facebook y Twitter también precedieron el apagón. En IRC y en Twitter durante todo el día hubo rumores acerca de la posible desconexión total, debido a la protesta masiva que tendría lugar el día hoy. Al mismo tiempo Access Now pedía donaciones de ancho de banda para Egipto.

Jake Appelbaum -desarrollador de TOR- actualizó sus pruebas de traceroute para encontrar cuál era el problema. Afirma que esta desconexión fue intencional.

Arbor Networks publicó el día de hoy esta gráfica que indica que a las 17.20 EST, el tráfico hacia y desde Egipto a través de ochenta diferentes ISPs, simplemente se desplomó:

Solo hace unas horas en Twitter comenzó a correr la versión de que el gobierno bloqueó sus servidores DNS, y se pide utilizar el de Google para saltar la censura. Detalles más, detalles menos, Egipto apagó el internet por razones políticas.

No es la primera vez que se desconecta a un país o región, Burma fue desconectado el 27 de septiembre del 2007 por protestar contra su gobierno. China desconectó la región de Xinjiang en 2009 durante siete meses como medida para evitar las protestas.

Las implicaciones de la desconexión a la red en un momento de crisis son gravísimas: significa apartar a millones del mundo y encerrarlos en un cuarto oscuro.

¿Que pasaría si la censura no fuera solo un acto de violencia gubernamental sino un crímen? Tonterías como la Ley Sinde o ACTA que pretenden ofrecer un marco legal para bloquear webs y desconectar individuos para proteger un régimen de propiedad, equivale hacer lo mismo que el régimen de Mubarak hizó ayer pero con una máscara de la democracia bien puesta.

Los gobiernos -especialmente el de Estados Unidos- deben dejar de balbucear dobles discursos acerca del internet y la libertad de expresión, al mismo tiempo que se declara que Mubarak no es un dictador.

El internet tiene que ser reestructurado urgentemente de alguna forma que permita evitar técnicamente que un dictador como Mubarak ordene a Vodafone o cualquier otro ISP desconectar a sus ciudadanos. Pero en una dictadura, la ley -a diferencia del internet- no tiene mucho que decir, no es sorpresa que la escena blogger sea tan sólida en Egipto, ni que Mubarak haya decidido atacar directamente al internet.

Actualización: Al parecer solamente un ISP no desconecto sus servidores de la red según el reporte del blog Renesys. Su nombre es Noor Group y al parecer es el ISP de la casa de bolsa en Egipto.

👇 Más en Hipertextual