Han sido días muy intensos en todo el ecosistema de Google con muchas novedades, primero con la confirmación de Nexus S hace un par de días y ayer con todas las novedades de Google Chrome y Chrome OS. Pero me gustaría hablar ahora un poco sobre Chrome Web Store, la cual es el enlace entre el navegador de la compañía y el futuro sistema operativo en la nube, que tendremos dentro de unos meses entre nosotros.

El primer punto en el que me gustaría entrar es si realmente tiene sentido lanzar una tienda de este tipo y la respuesta a esta pregunta es afirmativa. Galerías de aplicaciones donde podemos conseguir diferente software categorizado lo ha habido siempre, en ese sentido Chrome Web Store no es nada novedoso, si no fuera porque el trasfondo que tiene: comenzar a allanar el terreno para la llegada de Chrome OS.

El sistema operativo que Google propone está basado completamente en la nube, pero es un cambio muy grande a lo que estamos habituados y tiene que ofrecer cierto amarre con lo tradicional. Crear un ecosistema completamente separado sería un riesgo y ese enlace es Google Chrome, apoyado en la tienda de aplicaciones que acaban de crear. Chrome OS no es más que el navegador usado por más de 120 millones de personas sólo que evolucionado para poder funcionar como un sistema operativo en un netbook, la gran mayoría de las aplicaciones se ejecutan en remoto y pocos datos serán almacenados en local.

La idea es realmente buena y sin duda será el futuro, con o sin matices. Ahora bien, ahora tenemos muchos servicios que trabajan de manera remota, gran cantidad de páginas web, pero no tenemos aplicaciones web optimizadas de forma correcta y lanzar Chrome OS de ese modo sería un error, porque se puede dar un golpe tremendo. Los sistemas operativos como este se basan completamente en las aplicaciones web y sin ellas, su recorrido puede ser muy poco y convertirse en un juguete muy caro.

Por ello es sumamente importante que Chrome Web Store funcione, es una invitación a los desarrolladores para que optimicen y preparen sus aplicaciones para funcionar en la web, según los estándares. A los medios digitales para que preparen secciones con una visualización especial con sus noticias de forma personalizada para la plataforma. En definitiva, es comenzar a darle aplicaciones para el futuro Chrome OS, sin las cuales sería un poco descafeinado. Y un ejemplo de ello lo tenemos con TweetDeck, el cliente para Twitter que usan muchos usuarios. Si un usuario da el salto al sistema operativo de Google y se encuentra que tiene que mandar tweets desde una extensión o desde la página web, lo mismo no le resulta tan atractivo. Pero si por el contrario está su cliente favorito desarrollado para ese sistema, el cambio puede ser menos traumatico.

Todo esto es realmente obvio, pero a veces lo pasamos por alto y es que un iPhone o un iPad sin aplicaciones pierde parte de su utilidad --o bien no lo podemos aprovechar tanto-- en el caso de Chrome OS la situación es similar. Por ello Chrome Web Store es una pieza fundamental para el futuro del sistema operativo y de paso, esas mismas aplicaciones funcionan en tu navegador, dándole más importancia y poco a poco cambiando la balanza a favor de las aplicaciones web.