Una puerta lógica es un dispositivo electrónico que funciona como representación física de un operador booleano. Para los que no saben programación (o de lógica), un booleano es la expresión lógica más simple y puede tener dos estados, verdadero o falso, 0 o 1. En cuanto a las condiciones para que el resultado sea de uno u otro modo, estamos ante varias posibilidades: "y", "o" (inclusivo o exclusivo) y la negación. Pues bien, científicos han logrado crear una puerta lógica biológica, viva, compuesta en su totalidad por bacterias.

Lo lograron por medio de el ADN, utilizando a los "promotores" para activar ciertos genes mediante compuestos químicos. De acuerdo al circuito genético y a los químicos involucrados, las bacterias terminan respondiendo de acuerdo a lo esperado. Lo interesante es que los operadores booleanos son una de las bases de la teoría computacional, están presentes en cada pieza de software mínimamente compleja y es posible elaborar grandes piezas exclusivamente combinando y encapsulando booleanos.

Los sistemas construidos hasta el momento requieren de colonias completas de bacterias para un simple operador booleano, pero teniendo en cuenta que recientemente han logrado en Hong Kong almacenar datos en bacterias como si fuese un pendrive cualquiera, creo que se está haciendo bastante obvio que las bacterias pueden tener un rol muy importante en el futuro de la tecnología. ¿Quién lo hubiera dicho?

Vía: ArsTechnica

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.