Sean consideradas o no mejores que el resto o, por lo menos, que la mayoría de los equipos disponibles en el mercado, los productos de Apple son caros. No estoy diciendo nada nuevo, lo que originalmente era calidad se convirtió en algún momento en un híbrido entre calidad y marketing y cada equipo o dispositivo de Apple termina costando varios cientos de dólares más que la competencia. En Latinoamérica la situación se complica todavía más y una Macbook Pro de 17'' con un procesador i7 cuesta en Argentina unos 4750 dólares. Un buen portátil, un excelente portátil, pero el precio es una aberración. Bueno, eso es lo que creía, ya que un ordenador de escritorio de Apple se ha vendido por mucho más que eso.

Se trata, ni más ni menos, de una Apple-I, el primer equipo creado en la década del 70 por los dos Steves, uno de los equipos que generó la revolución de los ordenadores personales. ¿Que a cuánto se vendió? A 213,600 dólares. Al parecer, el afortunado ganador de la subasta fue un italiano que tiene como hobby coleccionar parafernalia tecnológica. Y al parecer también (y esto es sólo deducción mía) tiene mucho, pero mucho, pero mucho, mucho dinero.

Pueden considerar ridículo el precio pagado, pero piensen que se fabricaron menos de 200 equipos. Se trata de una reliquia poco común y fue vendida junto a otros items de igual o mayor importancia, como una máquina Enigma, antecesor de los ordenadores, utilizada para encriptar y desencriptar mensajes durante la Segunda Guerra Mundial. Ya sé que es mucho dinero y podrían hacerse muchísimas cosas en lugar de comprar una Apple-I, pero vamos que para un coleccionista y amante de los ordenadores tiene un valor invaluable. Y ya no me quejo del precio de las Macbook Pro.

Vía: Bits