La semana pasada Adafruit, empresa dedicada a la electrónica Open Hardware y su programación Open Source, lanzó una especie de reto-concurso en su blog: aquel que consiguiera desarrollar unos drivers de código abierto para el dispositivo Kinect (ese que nos permite interactuar con los videjuegos en Xbox 360 utilizando nuestro propio cuerpo a modo de mando) se llevaría un premio de 3.000 dólares. Con tan suculento premio como reclamo no fueron pocos los que aceptaron el reto aunque la mayoría pensábamos que no veríamos resultados hasta dentro de semanas o incluso meses, pero nos equivocamos.

Transcurridos escasos seis días desde que el concurso arrancara un joven español, Héctor Martín, anunció que había conseguido pasarse por el arco del triunfo la seguridad de Kinect y ya tenía disponibles los primeros controladores open source para el mentando invento. Tras el logro muchos empezaron a plantearse diversas cuestiones relacionadas con estos nuevos drivers de código libre y entre ellos nuestros compañeros de Gizmología quienes para solucionarlas hicieron lo mejor que se puede hacer: entrevistar directamente a la fuente.

Así que si estás interesado en saber más sobre Héctor Martín (@marcan42 en Twitter) y sus controladores libres para Kinect, te recomiendo encarecidamente que pases por la comentada entrevista en la que encontrarás preguntas y respuestas tan interesantes como por ejemplo esta (no está completa):

Por lo que parece la seguridad que Microsoft le ha puesto a Kinect no es muy fuerte. ¿Cuánto tiempo te ha llevado realmente en acceder a las cámaras de Kinect?

Estuve unas 5 horas la noche anterior, antes de tenerlo en mano (investigando logs USB, que analicé para estudiar exactamente cómo se comunican la Xbox y el Kinect). Tras ello tenía una idea bastante buena sobre cómo funcionaba. Entonces lo compré justo cuando abrieron la tienda, y después tardé dos horas en escribir el código definitivo, solucionar problemas y añadir la visualización gráfica.

Microsoft parece que no le ha puesto absolutamente nada de seguridad a Kinect de cara a su uso con otros sistemas. Esto no es raro, ya que realmente ellos no pierden nada con ese tipo de uso. Lo que sí tiene es un juego de claves digitales y un certificado que sirven para demostrarle a la Xbox que es un Kinect original (no un clon), pero eso no nos afecta a nosotros.