Después de tanto batallar contra [los *pecados tecnológicos*](http://alt1040.com/2006/04/usar-programas-sin-licencia-o-descargar-musica-ahora-es-pecado) (¡no descargaréis música!), la Iglesia Católica ahora ofrecerá a las religiosas de diferentes partes del mundo un curso para capacitarlas en el uso de blogs y redes sociales. A través del [seminario ***La monja en la época digital***,](http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&id_nota=672958) — impartido por el psiquiatra Tonino Cantelmi en la universidad de los Legionarios de Cristo en Roma — el **Vaticano** busca instruir a las religiosas en el uso de la red. Al parecer, aunque el Internet es el sendero hacia la perdición, también tiene su lado bueno:

>»El mundo de internet puede dar miedo. Blogs y redes sociales no deben ser vistos como caminos que conducen al mal; algunos riesgos, objetivamente, pueden existir, pero es necesario saber aprovechar las notables oportunidades de estos y otros nuevos instrumentos»

¡Enhorabuena por la **Iglesia Católica**! Después de tanto satanizar al Internet como la raíz de todos los males del mundo, al fin han entendido que la red no es más que una herramienta, **cuyo uso depende de la persona detrás**. El objetivo de este seminario es que las monjas se acerquen a estos nuevos medios «con un criterio evangélico y de consagración». La idea del Vaticano es que las religiosas ayuden al proceso de *renovación positiva* a través de su participación en estas plataformas.

Este taller es organizado por el **Instituto Superior de Ciencias Religiosas del Ateneo** y se impartirá cada jueves desde este día hasta el 20 de enero de 2011. En lo personal, aplaudo esta decisión, pues en lugar de andar condenando a diestra y siniestra, la Iglesia puede sacar mucho provecho de la adopción de estas tecnologías. De esta forma, el catolicismo — y en general, cualquier otra religión o ideología — puede conseguir más adeptos **contribuyendo al debate desde la red**, abriendo canales de comunicación con los feligreses, y esparciendo su mensaje a todas partes del mundo. Después de todo, bien dice la sabiduría popular que *se atraen más abejas con miel que con hiel*.