El presidente de **México**, **Felipe Calderón**, anunció hace unos días en su cuenta de Twitter (@presidente_FCH) que [le dará «bloqueo automático»](https://twitter.com/presidente_FCH/status/22386336903) a los usuarios que lo insulten. Esta declaración ha causado mucha polémica, pues [supondría una violación](http://vivirmexico.com/2010/09/si-felipe-calderon-te-bloquea-en-twitter-amparate) a los derechos de petición, de información y de libertad de expresión de los ciudadanos. Incluso existen juristas que instan a los usuarios bloqueados a que presenten una denuncia para sentar un precedente.

¿Es válido que un mandatario bloquee a sus ciudadanos por tratarse de una cuenta personal? ¿Hasta dónde se termina la investidura presidencial? El detalle radica en que **Felipe Calderón** no se presenta como una persona normal, sino que ostenta su cargo. Después de todo, el uso que le da el presidente a su **Twitter** es para dar a [conocer primicias](https://twitter.com/presidente_FCH/status/22571402760) de su gobierno, [responder dudas](https://twitter.com/presidente_FCH/status/22477522550) de los ciudadanos, o [anunciar actos oficiales](https://twitter.com/presidente_FCH/status/22632587920) y [actividades de trabajo](https://twitter.com/presidente_FCH/status/22633324713).

En este sentido, la cuenta funciona como un canal de comunicación directa con el presidente. Para **Sergio Méndez Silva**, abogado en **Derechos Humanos**, mandarle un *tweet* a Calderón equivale a que en un acto público, una persona se le acerque y le dé una carta. Por esta razón, un bloqueo de usuario sí representa una violación a los derechos individuales del ciudadano, y también constituye un acto de discriminación.

¿Es demasiada quisquillosa esta reacción? ¿En qué nos afecta que el presidente no quiera leernos? Existen reacciones que minimizan esta acción comparándola con *los viejos tiempos* en que [la disidencia política significaba cárcel](https://twitter.com/isabelarvide/status/22472065689). Estoy de acuerdo que no se compara, pero malo que siguiéramos en las mismas condiciones. Señores: no porque antes estuviéramos peor significa que ahora estamos bien. **Una censura menor sigue llamándose censura**.

En lo personal, aplaudo que **Felipe Calderón** haya abierto una cuenta de **Twitter** para estar en contacto con él o enterarse de primera mano de muchas de sus actividades. Sin embargo, no es válido que sólo quiera escuchar lo que quiere (ya hasta [parece artista pop](http://alt1040.com/2010/08/el-curioso-caso-de-aleks-syntek-o-de-la-realidad-como-un-refugio)) y no soporte ciertas opiniones de sus seguidores. Los insultos que recibe no son más que el reflejo de la opinión pública respecto a muchas de sus políticas de Estado. Si quiere oír lo que su pueblo opina, que se atenga a todas las voces, no sólo a las que le convienen.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.