A la lista de proyectos extraños que mezclan música con tecnología se suma la Heart Chamber Orchestra. Esta orquesta genera en tiempo real la partitura que interpreta, lo novedoso es que la fuente son los latidos de los propios corazones de los músicos. La progresión de los latidos también genera la visualización que acompaña al concierto. Y es lógico, a medida que tocan sus ritmos cardíacos se van modificando, lo que inspira un sonido de lo más interesantes. Van y escuchen:

Debo reconocer que el resultado es raro, seguramente algunos me prendan fuego en los comentarios si no les gusta lo que escuchan, pero les sugiero que tengan paciencia, alrededor del minuto 2 del video el oído se acostumbra un poco a la disonancia, y se pude apreciar mejor la intensidad que logra esta original técnica de crear una obra musical en tiempo real, en la que la interpretación misma interviene y afecta la creación, desde algo tan esencial como lo es el latir de un corazón.

Cada uno de los 12 músicos está conectado a un sensor de electrocardiograma, que envía su ritmo cardíaco a la computadora que lo incorpora a la pantalla de la visualización. Con esta información en simultáneo se crea una partitura musical única que cada uno ve en el portátil que tiene en frente. El proyecto es una colaboración entre la el colectivo musical PURE y el artista interactivo Erich Berger. Se han presentado en varios Fe

En este segundo video muestran y explican todo el proceso, que me pareció realmente una ingeniosa y cautivante muestra de que la música siempre es mejor cuando viene directo del corazón (bien literalmente en este caso).

Vía: Gizmodo