La noticia del adiós de Google Wave ha sido una total sorpresa para mí cómo posiblemente lo habrá sido para también muchos de vosotros. A la vista de todos estaba que había algo que no funcionaba y que la gente no lo usaba, pero pensaba que los esfuerzos de Google por intentar sacar adelante esta herramienta serían mayores, sobre todo teniendo en cuenta el relativamente poco tiempo que ha pasado desde que fue presentado el pasado mayo de 2009.

Google Wave ha estado siempre en el estatus de preview, como muchos otros desarrollos que han realizado, pero la primera diferencia que tiene esta aplicación de Google Labs es que se le ha dado mucha más notoriedad, con una gran presentación en Google I/O donde se levantaron muchas expectativas tanto entre los asistentes de la conferencia como fuera de la misma.

El primer error seguramente fue el modo en el que eligieron de comenzar a darle uso a la herramienta, con un sistema que les funciono muy bien con Gmail: por medio de invitaciones. Los asistentes a Google I/O tuvieron su invitación y el resto tuvimos que esperar un poco más hasta septiembre que se dieron 100.000 invitaciones. A partir de ahí eran los propios usuarios quienes invitaban a sus conocidos.

Este sistema de invitaciones tiene aspectos malos (como los tiene muy buenos) y es que con la expectación generada mucha gente pidió una invitación porque si y en este tipo de aplicación es algo que te puede matar si no llegas bien a los usuarios: no es como un servicio de correo electrónico que lo puedes usar (mandando emails) con otras personas, en Wave tienen que estar necesariamente dentro de la misma red. Si estas no tienen demasiada actividad y tampoco tienes ganas de buscar contactos por los wave públicos, tu uso de la aplicación termina bajando.

Una red social sin actividad, sin uso por parte de sus usuarios tiene en un cáncer y la termina matando, aunque no creo que fuera el caso de Google Wave. Otro problema es que los usuarios no entendieron bien que era, muchos pensaban que se podrían encontrar una especie de Facebook y claramente se encontraron con otra cosa, que no les servía o no les gustaba.

La falta de actualizaciones importantes que llegasen a la gente, ha sido otro de los errores. Google Wave ha sido un juguete roto, gran parte de los usuarios quería jugar con él al principio y después lo ha dejado en el olvido. Si hubiera habido actualizaciones, el abandono que creo que ha habido por parte de los usuarios no habría sido tanto, pero estas por el motivo que fuese, no han llegado y en cierta manera ha dado la impresión que también era una aplicación abandonada por la propia Google.

En cualquier caso, estoy plenamente convencido de que Google la podría haber revivido si se lo hubiera propuesto, pero a ellos les interesaba matar a Google Wave. Cada vez se está hablando más de la red social que están preparado para plantar cara a Facebook y con los rumores de Google Me cada vez más presentes y que tarde o temprano se harán realidad, Wave se quedaba un poco fuera de juego. Por lo tanto, han decidido sacrificar Wave y usar todo los desarrollos que ha habido en ella en su futura red social.

¿Puede caer alguna otra aplicación? Desde luego es una posibilidad y la que tiene todas las papeletas de hacerlo es Buzz. Google parece estar haciendo grandes esfuerzos por tener una red social de éxito y seguramente no querrán tener aplicaciones zombie ni que distraigan la atención del usuario del foco de atención principal en el que se convertirá Google Me -o como se llame- cuando sea lanzado.

Todos los errores que se han cometido con Google Wave han facilitado que en Mountain View hayan tenido una oportunidad de aprender de estos errores y empezar de cero con la nueva red social, lo cual no quita que esto haya sido un completo fracaso. Personalmente me hubiera gustado que Wave no hubiera muerto, pero si realmente Google está presionando en los nuevos desarrollos como parece que está haciendo, estoy seguro de lo que vendrá será mejor, ya que tienen capacidad para hacerlo y ya lo han hecho en alguna ocasión.