Estoy seguro de que a la mayoría de lectores alguien en algún momento les dijo eso de que los ojos son el espejo de alma, lo que hasta cierto punto es verdad como bien sabe la psicología desde hace años gracias en gran parte a Richard Bandler y John Grinder quienes en la década de los setenta desarrollaron el modelo PNL (Programación Neurolingüística) y detectaron que existen varios movimientos oculares que pueden ser utilizados para saber si alguien está mintiendo.

Pues bien, ahora investigadores de la Universidad de Utah le acaban de dar otra giro a todo esto de detectar mentiras en base “a lo que dicen los ojos” y otras reacciones cognitivas. De manera resumida han determinado que mentir conlleva más trabajo a una persona que decir la verdad (por ejemplo si alguien comete sucesivos errores mientras lee, titubea al responder y tiene las pupilas dilatadas, mal asunto), así que han desarrollado un nuevo sistema que busca indicios de mentira mientras el sujeto responde a una serie de preguntas del tipo “falso o verdadero” en un ordenador -concretamente miden los movimientos oculares, la dilatación de las pupilas, los tiempos de respuesta a las preguntas y de lectura y errores-.

Aunque aún falta estudiar la viabilidad del invento como producto comercial y se encuentran en las primeras etapas de desarrollo los científicos que lo han desarrollado (valga la redundancia) comentan que funciona a las mil maravillas, incluso mejor que el famoso, y puesto en duda tantas veces, polígrafo. Además, este sistema cuenta con ventajas sobre el último, por ejemplo que requiere mucho menos tiempo para soltar un veredicto.

Y solo me queda por decir que me encanta cuando la realidad alcanza a la ciencia ficción. ¿Nadie recuerda esta mítica escena de Blade Runner?

Vía: Engadget

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.