¿Recuerdan el programa [**One Laptop per Child**](http://es.wikipedia.org/wiki/OLPC), propuesto por **Nicholas Negroponte** en 2006? La idea era simple, pero muy ambiciosa: dotar a cualquier niño del mundo de acceso a las tecnologías de la información como formas modernas de educación a través de una computadora de $100 dólares. Mientras muchos tachaban a este proyecto como una mera utopía, da gusto ver que en alguna partes del planeta comienza a rendir frutos. [En **TechCrunch** entrevistan a **Maureen Orth**](http://techcrunch.com/2010/07/21/tldw-one-laptop-per-child-maureen-orth-colombia/), una ex periodista que a través de su fundación ha logrado grandes avances en una escuela en **Medellín, Colombia**.

A través de la **Marina Orth Foundation**, cada estudiante de este programa —desde kindergarten hasta el quinto grado— cuenta con una laptop personal que no sólo utiliza en la escuela, sino que también puede llevar a casa. Para **Maureen**, la computadora es un cambio significativo en el desarrollo educativo de los niños. Orth comenta que los chicos aprenden a trabajar en equipo, pues entre ellos se enseñan a utilizar la laptop. Otro de los beneficios es la responsabilidad, pues al llevar a su hogar el aparato, deben cuidarlo y aceptar las consecuencias si pierden algún accesorio o rompen alguna pieza.

En el ámbito educativo, **Maureen** destaca la multifuncionalidad de la laptop, la cual permite que los niños hagan música, tomen fotos, aprendan otros lenguajes, entre muchas actividades más. Sin embargo, uno de los grandes problemas a los que ha enfrentado es que los profesores no están al mismo ritmo que los chicos. «Para reformar la educación en **América Latina** —y en los países en desarrollo en general— debemos reinstruir a los maestros», señala Orth. Uno de los fenómenos más curiosos que observa es que son los alumnos los que enseñan a los profesores a usar la computadora, y no viceversa.

**Maureen** dice que le han cuestionado el uso de laptops. «¿Por qué no usar celulares?», le han preguntado. A propósito, **Orth** destaca la importancia de que los niños tengan un aparato más grande, una pantalla, por lo menos en las fases iniciales. Al final de la entrevista, **Maureen** hace una invitación a todos para que se sumen a esta iniciativa, [a través de algún financiamiento a la fundación](http://www.maureenorth.com/passion/) o la donación de computadoras.

Es alentador ver que **One Laptop per Child** da frutos en **Medellín**, una ciudad que lamentablemente es reconocida internacionalmente por sus problemas de narcotráfico. En **América Latina** tenemos otros casos de éxito, como el **Plan Ceibal en Uruguay**, que inició en 2005 y concluyó en 2009, con la entrega de computadoras a la totalidad de las escuelas públicas del país. Una computadora por niño aún es una utopía lejana, pero con estos esfuerzos, alcanzable.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.