Hoy entra en vigor en Finlandia una nueva normativa en la que se obliga a las operadoras ofrecer como mínimo una conexión de 1 Mbps a sus clientes, pero lo realmente interesante es que este país se convierte en el primero en el que el acceso a una conexión de banda ancha se considera un derecho legal.

La visión que tiene el gobierno finlandes es que Internet ya no se utiliza sólo como un medio para entretenerse, algo que no es nuevo para los que lo usamos asiduamente sabemos desde hace muchos por sus diversas aplicaciones. Internet juega un papel fundamental en el entretenimiento, en las comunicaciones y también en la productividad, por ello en Finlandia han trabajado duramente para mejorar la sociedad de la información, pero se encontraron con que no todo el mundo podía tener acceso a conexiones de banda ancha.

Actualmente el 96% de la población finlandesa tiene conexión a Internet, algo que contrasta con el 51% que se da en España, donde el gobierno está promoviendo una banda ancha universal de un 1 Mbps (con 256 Kbps de subida) pero que tiene un precio de 25€ que comparado con los que hay en el resto de Europa nos demuestra una vez más en la situación en las que estamos.

Son posturas que toman los gobiernos según su mentalidad en la visión de determinadas cosas, en Finlandia obligan a las operadoras a moverse para ofrecer un servicio digno a su población y el ejemplo está en que los finlandeses dispondrán de conexiones de 100 Mbps en el año 2015. Mientras tanto en España y en países de Latinoamerica es el propio mercado el que mueve la oferta a su antojo, lo cual en cierta manera es una forma de hipotecar el crecimiento tecnológico de un país, puesto en cierta medida en manos de empresas privadas.

Un contraste que también se da en la forma de actuar contra las descargas ilegales:

Nosotros hemos adoptado una política en la que los operadores envían cartas de advertencia a los usuarios que compartan archivos ilegales pero no planeamos cortar el acceso.

Comenta Suvi Linden, la Ministra de Comunicación de Finlandia sobre la forma de actuar que tendrán con las personas que compartan archivos ilegales, mientras que en otros países como Francia se puede llegar al corte de la conexión a Internet. Insisto, se trata de diferentes formas de ver y afrontar un mismo tema, pero que a la larga pueden suponer un avance realmente importante si en el momento adecuado se toman las decisiones adecuadas.

Imagen: ivan_verls