Auto de Google StreetView

El método que utiliza Google para capturar sus imágenes de Street View hace rato que genera polémica. A principios de este año salió a la luz que los vehículos de Google que van fotografiando las calles habían estado juntando información de las redes Wi-Fi abiertas mientras circulaban por las ciudades que documentaban.

La empresa ya ha admitido que se trató de un error involuntario y entregó la información a las autoridades de las zonas afectadas. Francia, España, Alemania, Australia, Canadá y algunos estados norteamericanos están investigando esta potencial invasión a la privacidad. Inglaterra es otro de los países que ha puesto Street View bajo la lupa, pero hoy la Oficina del Comisionado de Información (ICO) del Reino Unido declaró que:

En base a las muestras que hemos visto, estamos satisfechos hasta ahora de que es poco probable que Google haya capturado cantidades significativas de información personal. Tampoco hay evidencia -hasta ahora- de que los datos recolectados por Google hayan causado o podrían causar detrimento individual alguno.

Al parecer no hay forma de asociar los datos recogidos a personas identificables, con lo que esta falla que logró que Google se hiciera con 600 GB de información en 4 años, no es tan grave como se pensó en un principio. Por supuesto que la ICO tampoco salió a decir que la empresa es inocente, sostienen que lo que hizo esta mal, pero simplemente no lo ven como perjudicial, según la información que han analizado hasta ahora. Queda ver qué dicen los investigadores de los demás países. No creo que dejen escapar a Google tan fácil de esta, me sigue pareciendo raro que se le haya escapado semejante recolección de información.

Partiendo de la base de que Google Street View anda sacando fotos de calles, casas, y gente, es lógico que se lo monitoree de cerca para velar por la privacidad de todos. Es compleja la sensación que nos da un servicio como este, a mi siempre me pareció asombroso, pero por otro lado es un poco perturbante la visibilidad que nos da de los lugares, y supongo que ver su casa en Google Maps a más de uno lo pone nervioso. Aunque también es divertido ver quienes lo toman como un entretenimiento bizarro.

Vía: Digital Trends