Como probablemente muchos sabrán, ya que lo publicó hasta el apuntador en su momento, el pasado día 21 de mayo la Agencia Espacial Japonesa (o JAXA) se embarcó en una arriesgada aventura al lanzar la primera sonda espacial impulsada por una vela solar de fotones llamada IKAROS, aventura que les está saliendo mucho mejor de lo que ellos mismos y muchos otros (por ejemplo servidor) esperaban.

El primer éxito de la Agencia Espacial Japonesa y Akatsuki, que así es como se llama la sonda que nos ocupa, se produjo el mismo día 21 al lograr ponerla en órbita sin contratiempos y el segundo fue desvelado por los científicos de JAXA el pasado día 11 de junio cuando informaron que la vela IKAROS había sido desplegada completamente. Pero a pesar de estos dos grandes éxitos conseguidos, todavía faltaba por superar el último y gran escollo: que Akatsuki se desplazara utilizando la vela fotónica. Pues bien, en las últimas horas la JAXA ha comunicado que la Akatsuki ha empezado a acelerase con el impulso producido por IKAROS, es decir que todo funciona (y este es el tercer éxito que acaban de cosechar y había pocas opciones de conseguir).

Señoras y señores, estamos ante un hito en la carrera espacial. Por primera vez se ha comprobado de forma práctica que la propulsión de naves mediante velas que aprovechan la presión lumínica de la radiación solar es viable y funcional. Así que aunque aún falta mucho por trabajar estamos teniendo la suerte de asistir a los primeros pasos del sistema de propulsión (en combinación con otros) que muy probablemente en el futuro cercano impulsen nuestras naves en el espacio.

Vía: SPACE.com

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.