Ayer comenzó el periodo de reserva del nuevo iPhone 4 en Estados Unidos y ya está siendo un auténtico éxito según ha informado la empresa de la manzana debido a que tan sólo en este primer día han alcanzado la cifra de 600.000 reservas, la cifra más alta de reservas que ha recibido Apple en toda su historia y que son hasta 10 veces más que las realizadas con el iPhone 3GS.

En Estados Unidos ya se han producido dos retrasos en un solo día de la fecha de envío del teléfono móvil, que actualmente indica el 14 de julio. En la Apple Store de Reino Unido se sigue manteniendo la fecha de envío del 2 de julio, pero me pregunto si esta fecha se mantendrá o se verá también retrasada.

Evidentemente las previsiones de Apple se han visto superadas una vez más y tendrán que ver cómo solucionan este problema para que sus clientes tengan el iPhone 4 lo antes posible en sus manos. Mucho me temo que la presión recaerá de nuevo sobre los trabajadores de Foxconn, que si no era suficiente con lo que ya tenían hasta ahora, verán como desde la empresa de la manzana piden más rendimiento a sus jefes y estos a ellos.

No es la primera vez que a Apple se le quedan cortas las previsiones, ya le paso con el iPad y ahora le ha vuelto a suceder pero mucho más a lo bestia. Y es una simple consecuencia del modo de hacer las cosas, queriendo ocultar al máximo cualquier información sobre sus nuevos productos intentando que no haya filtraciones lo que conlleva retrasar al máximo el inicio de la producción y que trae como consecuencia estas situaciones.

Una política que con el nuevo iPhone no le ha salido anda bien porque ha estado acompañada de muchas filtraciones reales, por lo tanto es posible que la dirección de Apple haya comenzado a evaluar si deben actuar de la misma forma o bien comenzar mucho antes la producción y así no generar demasiada presión sobre los empleados de Foxconn y entregar el teléfono a sus clientes en unos plazos cercanos a los anunciados inicialmente.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.