(Carta Abierta) Estimados fabricantes de dispositivos Android:

Entiendo que quieran amarrar a sus usuarios con algo más que los dispositivos que producen, ya que estos corren el riesgo de quedar completamente comoditizados pronto (cada vez se aprecia una menor aportación de valor que distinga unos aparatos de otros). Por favor, háganse un favor a ustedes mismos y también a sus usuarios y dejen de joder la interfaz de Android. La experiencia de usuario del sistema operativo aún necesita muchas mejoras y las personalizaciones que aplican no hacen más que empeorarla.

Sí de verdad quieren mantener su negocio en forma y superar a otros sistemas como el iOS de Apple, lo que deben hacer es crear una organización que les acoja junto con Google para que contribuyan todos a la creación del mejor interfaz Android del mundo, uno que funcione con los muchos aparatos diferentes que producen ustedes.

Lo crean o no, ustedes y Google tienen una o dos cosas que aprender (o que dejar de ignorar) de otros sistemas operativos como Linux (el mejor ejemplo) y Microsoft Windows (el ejemplo más popular). Simplifiquen el proceso de actualización del sistema operativo eliminando todas las intervenciones innecesarias de su parte, y de paso, ya que están en ello, las de todos los operadores de telefonía que no hacen más que añadir una capa innecesaria de incompetencia y abandono de los usuarios. Dejen una sola fuente de actualizaciones, sus modificaciones solo añaden pasos y retrasos innecesarios.

Con sus esfuerzos por joder el interfaz lo único que están produciendo es frustración en torno a Android, sus marcas y sus dispositivos. Están empujando a sus clientes hacia sus competidores, no entre ustedes sino sobre todo hacia sistemas y aparatos alternativos como los producidos por RIM (Blackberry) y Apple (iPhone).

Por favor, háganle un favor al mundo y unifiquen sus esfuerzos de desarrollo del interfaz. Estoy seguro que pueden sacar algo más que un aprobado raspado en su propio negocio y mantenernos como usuarios amarrados y contentos gracias a la calidad de sus dispositivos y del sistema operativo que lo hace funcionar.