Android, desde el punto de vista de distribución/adopción del sistema operativo tiene un problema muy grande: la fragmentación, es decir, que hay diferentes versiones del sistema operativo en los dispositivos donde está instalados. Esto acarrea consecuencias de todo tipo, desde la imposibilidad de instalar ciertas aplicaciones pasando por desempeño cuestionable, hasta la permanencia de ciertos bugs.

La fragmentación se da por diferentes motivos:

  • Equipos que no soportan versiones nuevas del sistema operativo.
  • Operadoras móviles que no envían las actualizaciones a tiempo.
  • Fabricantes de móviles que deciden crear variaciones a la interfaz gráfica y retrasan (a veces a extremos bastante ridículos) sus actualizaciones. HTC, Motorola o Sony Ericsson suelen hacer esto.
  • Zonas geográficas. Froyo, por ejemplo, se ha distribuído en Estados Unidos y no en Europa.

Hasta abril de 2010, casi un 70% de los usuarios seguían usando versiones inferiores a la 2.0, especialmente preocupante que en esos días, más de un tercio del total de terminales seguían usando la versión 1.5 de Android, apenas el 27,3% de los terminales ya contaban con la versión 2.1.

Pero en un gráfico actualizado que recoge datos de estas dos últimas semanas se puede ver una evolución muy favorable con respecto a una disminución en la fragmentación del sistema operativo, con un 50% de los usuarios funcionando en Android 2.1; lamentablemente 49% de personas usando el sistema operativo siguen en versiones 1.x.

Se supone que los responsables de Android están trabajando en eliminar este problema y en especial, reducir el número de actualizaciones que se hacen al sistema operativo para asi ayudar a que los operadores y los fabricantes de móviles tengan tiempo de empujar y adoptar actualizaciones.

👇 Más en Hipertextual