Lamentablemente el gobierno francés terminó consiguiendo lo que quería y a fines de junio la ley Hadopi comenzará a regir. Si bien la mayoría de los temas que tocará ya están terminados, todavía hay algunos que tienen que ser desarrollados. El más importante de todos es que esta nueva ley castigará a aquellos usuarios que hayan prestado su conexión para realizar descargas. Eso sí, si sabían que la estaban utilizando o si se la estaba robando un vecino no tendrá importancia.

¿Por qué semejante aberración? Básicamente porque el gobierno considera que hay una excusa que frenará la aplicación de la ley y es que todos dirán algo así como "¡Yo no fui! Fue alguien que usó mi conexión". Por ahora no se sabe cuál será el castigo impuesto para la persona que haya prestado su conexión.

En un principio solamente Hadopi funcionará para personas que hayan descargado material con derechos de autor a través de redes P2P, pero queda muy claro que en el futuro tranquilamente podrían sumarse otros protocolos.

Finalmente, hay que tener en cuenta que no todos serán perseguidos, sino solamente los que estén bajando el material que se vigile. En un primer momento la compañía TMG, que será la encargada de perseguir a los usuarios, seguirá de cerca 10 mil canciones, 200 películas y cada aproximadamente una semana se modificará un 10% de los archivos indagados.