Seguramente muchos de los lectores conozcan al profesor Hiroshi Ishiguro, toda una institución en eso de crear robots humanoides, o si no a él seguro que sí a alguna de sus variadas creaciones que suelen salir en todos los medios (hizo un “clon” de él mismo y todo, Geminoid HI-1).

Pues bien, en las últimas horas Ishiguro, que trabaja en la Universidad de Osaka, acaba de presentar otro nuevo robot humanoide con el que personalmente creo que se ha superado y si veís el vídeo que acompaña a esta entrada entenderéis por qué.

En esta ocasión la creación se llama Geminoid F y el grado de similitud de la misma con la modelo humana en la que se basaron para hacer el robot es simple y llanamente impresionante. Además de esto también destaca el esfuerzo puesto para que el robot pueda reproducir expresiones faciales con el máximo grado de realismo posible.

La cara de Geminoid F cuenta con doce actuadores neumáticos que la permiten reproducir expresiones faciales como sonreír, miradas varias o gestos de enfado. Dicho sistema neumático, como en las creaciones anteriores de Ishiguro, se controla remotamente desde un ordenador con la diferencia de que en este caso han añadido un software de reconocimiento facial que capta las expresiones que son reproducidas por el robot.

Y para cerrar me quedo con algo que el propio Ishiguro ha manifestado en varias ocasiones: en poco tiempo nos costará mucho discernir entre un robot y un ser humano. Aún nos falta, sí, pero la era de los Cylon se acerca.