Uno de los terremotos más famosos fue el que ocurrió en San Francisco el 18 de Abril de 1906, aparte de los daños que causó fue significativo sobre todo porque supuso el comienzo de la investigación y el estudio de la sismología, las placas tectónicas y una primera aproximación por parte de los geólogos para saber qué eran exactamente los terremotos y por qué se producían.

También ha quedado en la memoria como uno especialmente destructivo, aparte de por el terremoto en sí, por el incendio que provocó como consecuencia que se extendió por toda la ciudad provocando, según datos oficiales, 700 muertes, aunque se estima que en realidad fueron el triple. Podéis hacer clic en la imagen para ampliarla y verla con mucho más detalle, fue realizada diez días después por George R. Lawrence. Lo realmente original y curioso es que para hacerlo, debido a la evidente falta de medios de la época, utilizó una cometa, a la que amarró la cámara que tomó la instantánea.

Via: How To Be A Retronaut