El universo BitTorrent y P2P en general, según la legislación de cada país, se la está viendo bien negra. Lamentablemente las cosas no parecen estar dirigiéndose de una forma adecuada y ahora leo que en Estados Unidos en las últimas semanas 20 mil usuarios que descargaron películas fueron demandados.

Muchos casos ya se arreglaron extrajudicialmente pero ahora se está rumoreando que estarían por enviarse 30 mil nuevas demandas. ¿Cómo es que de un momento para otro la cosa se ennegreció tanto? El tema es que estarían usando este sistema como método de prueba para enjuiciar a miles y miles de personas que forman parte de las redes P2P.

Esto se pudo hacer gracias a un sistema que ya se usa en Alemania que lo que hace es monitorear las descargas en tiempo real. A medida que va encontrando IPs las va guardando, comprueba que lo que están bajando sea material con copyright y después esa dirección es utilizada para saber quién era la persona en cuestión (todo esto si los ISPs colaboran).

Jeffrey Weaver, abogado de la firma US Copyright Group (que su web reza Save The Cinema, ¡Por favor!), explicó que tanto Alemania y Reino Unido, donde se vienen enjuiciando a usuarios finales hace ya un tiempo, se logró recuperar mucho dinero a través de estas litigaciones.

Por ahora el tema queda en los ISPs. Tanto la MPAA como la RIAA quieren saber si todos ellos entregarán los datos de sus usuarios sin presentar resistencia y si esto termina siendo así, el problema será todavía más grande.

¿Por qué no sucedió antes? Básicamente todo se explica en tres simples puntos:

  • Opiniones encontradas. Unos dicen que deberían ir tras los usuarios finales y otros dicen que deberían ir tras los sitios que permiten realizar las descargas o funcionan de intermediarios (como isoHunt, por ejemplo).
  • Perseguir a usuarios finales significaría estar seguro que esa IP estaba siendo utilizada por él en ese preciso momento. Obviamente sabemos que muchas veces se usan IPs de otras personas o compañías para cubrir las huellas que dejan en la red.
  • Los ISPs no están para nada contentos en relación a tener que entregar información sensible de sus usuarios.

Hace un tiempo les comenté que, a puertas cerradas, Barack Obama estaba debatiendo qué hacer con las crecientes descargas a través de internet. Parece que poco a poco vamos viendo cómo será el futuro del país del norte que, hasta ahora, no se había metido demasiado en el tema como otros europeos (Francia o Gran Bretaña, por ejemplo).

Foto: RocketRaccoon