Los flashmobs son eventos organizados, usualmente a través de internet, que intentan salir de la rutina donde se hacen cosas inusuales en períodos de tiempos cortos y que terminan en la rápida dispersión de la multitud.

La mayoría de las veces los flashmobs son divertidos y en más de una ocasión pudimos ver peleas de almohadas o coreografías en lugares que nunca hubiéramos imaginado. Pero ahora hay un problema que se está empezando a convertir en tendencia. En Filadelfia jóvenes hacen flashmobs violentos.

El año pasado hubo 5 organizados por estudiantes de escuela secundaria a través tanto de Twitter como de MySpace. En el último 2 mil chicos bloquearon el tráfico, le tiraron almohadas a transeúntes y hasta destrozaron los bienes públicos.

Si bien nadie sabe por qué se está haciendo esto, Frank Farley, un psicoanalista y profesor de la Universidad de Temple, comentó que es fácil de hacer, emocionante, divertido y que al otro día cuando los adolescentes miren la TV dirán "Yo estuve ahí".

Hasta ahora 28 muchachos fueron encontrados culpables de haber cometidos delitos mientras se hacían estos flashmobs y las autoridades de la ciudad hasta anunciaron el toque de queda y ya no se puede estar en la calle después de las 10.30pm. Mientras tanto la policía está, lógicamente, monitoreando redes sociales para saber si pueden, al mejor estilo Minority Report, atrapar a los "criminales" antes que realicen el crimen y si bien todavía no se encontró la forma de frenarlos, también estarían considerando responsabilizar a los padres.

Seth Williams, Fiscal de Distrito, dijo palabras claras:

Esperamos que los adolescentes estén en centros de recración. Pero si no lo están, nosotros tenemos centros de recreación en la Routh Study Center (la prisión juvenil). Nosotros esperamos que estén en las librerías, pero si ellos toman decisiones criminales vamos a hacerlos responsables y ellos podrán disfrutar de las librerías en los centros juveniles.

Los medios están empezando a disparar contra Facebook, Twitter y MySpace a causa de estos flashmobs. Si bien es cierto que hay un claro problema en Filadelfia, también es cierto que las redes sociales no tienen la culpa. Si hubieran organizado esto a través de mensajes de texto ¿le hubieran dicho que las compañías telefónicas o a los celulares que hicieran algo? No lo creo. Hay que preocuparse más por resolver el problema en vez de echar culpas virtuales.