Aunque el LHC (Large Hadron Collider) estará parado durante un año, una pausa que comenzará en 2011 para solventar problemas de seguridad y diseño que le permitan llegar a los 14 TeV (Teraelectrónvoltios) de energía, esto no significa que vaya a estar inactivo. Puede que dentro de un tiempo durante un año no oigamos hablar mucho de él, pero hasta que llegue el momento se prepara para alcanzar los 7 TeV, marcando otro récord y de paso seguro que deja a los científicos una buena cantidad de misterios e incógnitas por resolver mientras suspende temporalmente su actividad.

Hace una semana volvía a romper todas los registros alcanzando el nivel de energía más alto producido por el ser humano, llegando los 3,5 TeV. Ahora calienta motores mientras los responsables del proyecto se cercioran de que todo esté bien para que dentro de poco empiecen las primeras colisiones.

La colisión de partículas a velocidades muy cercanas a las de la luz era uno de los objetivos principales tras la construcción del LHC, de ahí su importancia. Cuando estos choques empiecen a descubrirse con ellos llegarán toda una serie de importantes descubrimientos científicos que podrían cambiar radicalmente muchas de las ideas que actualmente se tienen sobre la física o el origen del universo, por ejemplo.

Foto: La última pregunta