Actualmente tener una laptop en una clase universitaria es de lo más normal del mundo, pero todavía hay dinosaurios profesores que, al parecer, no comprenden esto y piensan que no es más que una distracción (como siempre, el es la forma en la que se utilice, no el medio el culpable). Les guste o no les guste, los estudiantes deberán acatar las órdenes de los dinosaurios profesores y este, para hacer que lo entiendan y no les quede absolutamente ninguna duda, realizó un pequeño experimento.

Este profesor de física de la Universidad de Oklahoma, llamado Kieran Mullen, decidió agarrar una laptop que ya no funcionaba, y la metió dentro de un recipiente donde, además vertió nitrógeno líquido.

Esto es sólo nitrógeno líquido y no le va a hacer daño al ordeandor. Pero esto sí lo hará.

¡¿Quedó claro o tengo que hacer un experimento con sus ordenadores?!