Esta mantis religiosa se propuso una de las tareas más complicadas de su vida: cazar el puntero del ratón. Si lo sigue haciendo con tanta insistencia quizás tenga suerte... (vía Neatorama)