Que Google haya comprado una empresa no es novedad. Pasó con YouTube, pasó con AdMob y así con una lista larguísima de compañías que al pulpo-buscador le parecieron interesantes. Esta vez adquirió Aardvark –una empresa fundada por ex googlers- por la supuesta suma de US$50 millones.

Para el que no la conozca (yo no tenía la más mínima idea de su existencia) Aardvark es una pequeña red con poco más de 100 mil usuarios donde, básicamente, se hacen preguntas y la persona más capacitada para hacerlo la responde.

Lo verdaderamente interesante de este servicio no es lo que hace ya que la idea original es parecida a la de Yahoo! Answers, sino cómo fue creado. Los desarrolladores pudieron crear un algoritmo lo suficientemente inteligente para llevarle cada una de las preguntas hechas por sus usuarios a la persona con los conocimientos para poder contestarla correctamente.

Para que se den una idea del buen funcionamiento del servicio, el porcentaje de preguntas contestadas correctamente en Aardvark en octubre del 2009 era del 90%. Una suma sorprendentemente elevada.

Además de lo interesante que tiene la pequeña red es que se rumorea que Google querría contratar nuevamente a los ex googlers que se fueron de la compañía para realizar sus proyectos personales.

Estas personas serían Max Ventilla, el co-fundador de Aardvark, quien se encargaba dentro del buscador de monetizar servicios, Nathan Still, quien fue la persona más importante dentro de Google News durante tres años, un especialista en javascript llamado Fritz Scheider y Bill MacCartney, quien diseñó el sistema de preguntas y respuestas para Google Research antes de ingresar a Aardvark.